Una controversia en tiempos de pandemia

*Line Yasmín Becerra Sánchez
Columnista

La Industria 4.0 es una tendencia que se ha venido tratando en los últimos años que genera desafíos tecnológicos y humanos. Es una nueva forma de concebir el mundo, que sugiere la preparación de profesionales 4.0, con perfiles 4.0 y por tanto, una educación 4.0.

Entre las características importantes de la educación 4.0, está el uso de tecnologías digitales para adaptar la educación a las nuevas necesidades, la preparación de material de clase para diferentes tipos de aprendizajes, que puede ser accedido mediante redes sociales, libros interactivos, videos, conduciendo a una independencia del tiempo y de la ubicación para el aprendiz.

Es decir, la educación no dependería de un espacio físico, sino que podría ser accedida desde cualquier lugar, marcando la tendencia de clases asistidas por herramientas virtuales y de tecnologías de la industria 4.0.

Con la llegada de la pandemia, estas tendencias a la virtualidad llegaron antes de lo previsto, se adelantaron, tomó por sorpresa a las industrias, universidades y a los colegios. Provocó cambios en todos los ámbitos, en las organizaciones, la educación y en los hábitos humanos. Hoy, las organizaciones como instituciones de educación deben hacer teletrabajo y educación remota asistida por tecnologías de la información y las comunicaciones. En los hogares, los padres de familias tuvieron que reforzar la asistencia de sus hijos en las labores escolares, adicionar las labores domésticas y hacer uso de las herramientas digitales para reunirse con sus familiares y amigos.

Es una controversia, por un lado, algunos se quejan de las extensas horas de trabajo y el aumento de horas de conexión a las redes tecnológicas, aumento del estrés y enfermedades por la falta de actividad física, otras relacionadas con la soledad o con la tolerancia. Las personas que eran introvertidas se volvieron más introvertidas y las extrovertidas sufren de claustrofobia. Mientras que otras, están felices de trabajar desde casa.

En el sector educativo los estudiantes de nueva generación, llamados nativos digitales, piden a gritos que vuelvan las clases presenciales y los que no son de esa generación, se adaptaron y aprendieron a usar las tecnologías digitales.

La verdad es que haya o no haya adaptación a estos cambios generados por la emergencia sanitaria, la virtualidad y el uso de herramientas digitales para el teletrabajo y la educación, llegaron para quedarse, todos los sectores tendrán que reinventarse. Seguramente la metodología de enseñanza-aprendizaje para el sector educativo pasará a ser mixta (entre presencialidad y asistida desde la virtualidad). De igual forma las organizaciones tenderán a trabajar con horarios mixtos entre la presenciales y el teletrabajo. Y en general todos los seres humanos tendremos que adoptar nuevos hábitos.
* Docente Universidad Católica de Pereira

Deja un comentario