¡Una celda para Nicolás!

Alvaro Ramírez González
Columnista

El tiempo de Maduro se acabó; política, militar y económicamente su fin está ya muy cerca.
Su catastrófico manejo, su saqueo y sus compinches, terminaron con lo poco que producía Venezuela.

El precio de su petróleo (US $ 9 por barril), el COVID-19 y finalmente, la acusación formal de los Estados Unidos por narcotráfico y lavado de dólares, son cargas demasiado pesadas para un régimen famélico.

¿Cómo y cuándo caerá Nicolás Maduro con toda su banda de asesinos, ladrones y narcotraficantes? Todo parece indicar que será un golpe militar liderado por los Estados Unidos, con el estratégico apoyo de Brasil y Colombia.

Deberá ser un golpe muy duro pero muy breve en el tiempo; todo el aparato de Maduro va a huir y a esconderse. No tiene otra opción.

Imposible oponer resistencia. El poder norteamericano es demoledor. Y las FFMM, en sus bases detestan al régimen que los mantiene con hambre y bajo la degradante supervisión de militares cubanos. Tampoco va a haber invasión como en otras ocasiones; Estados Unidos ni quiere ni necesita invadir territorio Venezolano.

Al huir, o ser capturado o dado de baja, Nicolás Maduro Moros, de inmediato se instala un gobierno militar provisional, o se encarga a Juan Guaidó, para que asuma el mando, mientras se convocan elecciones libres en cuestión de días. Y en cuestión de días, Venezuela, tendrá un gobierno nuevo, elegido por su pueblo en elecciones libres.

El destino de Maduro, Diosdado, Padrino, Ramírez, Tarek y toda esa bandola de delincuentes es ese, el camino de los delincuentes. Unos capturados, alguno que otro dado de baja, algunos se entregarán buscando beneficios y otros van a escapar y serán buscados por todo el planeta.

En un mundo globalizado, no habrá rincón de la tierra donde puedan establecerse tranquilos, así lleven muchos millones de dólares. Todos, tarde o temprano caerán. Ese es el camino que deben transitar esos genocidas. Morir, ser capturado y terminar la vida en una celda, o andar escondido como una rata, el resto de la vida, esperando una captura inminente.

A Maduro, a Diosdado y sus amigotes les irá mejor en Estados Unidos. Narcotráfico y lavado de dólares son sus delitos. Los crímenes y la destrucción del país los debe juzgar la justicia venezolana. Esos si son inconmensurables. Ni cien cadenas perpetuas pagarán tantos abusos crimínales.

Han muerto más de 1.500.000 personas en los 20 años de ese régimen; la tiranía, el hambre y la ausencia de sistema de salud, las razones. El régimen de Maduro se robó US $ 500.000 millones. Es el saqueo más grande de la historia de la humanidad. El doble del saqueo de la Segunda Guerra Mundial.

Sobremesa. La ONU ha visto morir 1.5 millones de Venezolanos; ha sido testigo pasivo de la diáspora de 6 millones que salieron a sufrir y a buscar una nueva vida. Ha visto la destrucción de todo el aparato productivo de ese rico país. ¿Que ha hecho la ONU? ¿Para que ha servido la ONU? ¿No es una complicidad criminal de la ONU? Será tema de otro artículo
alragonz@yahoo.es