Turismo sostenible y el PCCC

*Jorge Enrique Osorio Velásquez
Columnista

En el 2018 se conoció el Plan de Manejo del Paisaje Cultural Cafetero de Colombia PCCC, planteando dentro de sus objetivos estratégicos, retos relacionados con la conservación y sostenibilidad de este bien cultural. El objetivo 2 “Promover el desarrollo de la actividad cafetera y su entorno”, con su estrategia 4 “Promover proyectos de emprendimiento turístico sostenibles que beneficien a los habitantes tradicionales del PCCC” demanda una participación del sector turístico con actividades que contribuyeran a su propio desarrollo y a la conservación del PCCC.

Hoy resalta el papel del sector turismo por estructurar una organización y acciones, que le han permitido avanzar en comparación con otros sectores, en el aprovechamiento y exaltación de las expresiones que caracterizan nuestros paisajes cafeteros, sin embargo, es preciso emprender tareas que mantengan los rasgos representativos del PCCC.

En primer lugar, identificamos la necesidad de difundir el PCCC, lo que representa y sus valores, así como la urgencia de educar a las personas involucradas en esta cadena de valor en favor de su conocimiento y conservación, lo que tendría como primer efecto que el visitante se ilustre sobre qué es el sitio y qué implica mantener la integridad de los atributos a los que debe su valor universal excepcional. Con esto se evitaría que las visitas que hacen turismo cultural, atraídas por este destino inscrito en la lista de Patrimonio Mundial de la Unesco, se encuentren con apreciaciones generales e imprecisas sobre el bien.

Esto nos pone a trascender del carácter jovial y hospitalario de los agentes involucrados y que éstos atiendan adecuadamente al turista, a que mediante procesos de capacitación que articulen la academia y el sector productivo, se propicie la sensibilización y el conocimiento de los elementos en qué se representa nuestra cultura, además de los deberes que la declaratoria genera.

Otro aspecto, es la urgencia de actuar sobre el impacto negativo que viene produciendo la actividad turística sobre la integridad y autenticidad de las áreas rurales y urbanas del PCCC, al causar la transformación o desaparición del patrimonio arquitectónico y urbanístico para desarrollar servicios turísticos, además del encarecimiento del costo de vida para los habitantes de las poblaciones convertidas en santuarios del turismo.

Cabe entonces preguntarnos desde los diferentes estamentos sociales y productivos, ¿qué se está haciendo por la conservación del PCCC?, si tenemos en cuenta que los valores culturales que lo comprenden son la base de muchas actividades económicas, lo que también nos lleva a interrogarnos sobre ¿qué haríamos en el caso de que todo o parte de este rico haber patrimonial desaparezca?, y por consiguiente ese factor diferenciador a nivel nacional y mundial.
*Profesor Universidad Católica de Pereira

Deja un comentario