¿Tolerancia?

Alexánder Ríos Arboleda
Columnista

Dentro del libre ejercicio de opinión, los colombianos estamos dados a expresar nuestros conceptos al calor de acciones inmediatas, sin evaluar todas las variables que permitan llegar a una conclusión más certera.

El caso reciente de la captura de Aida Merlano en Venezuela, abrió un abanico de posibilidades o hipótesis. La primera es aceptar la normalización consular, como lo propone el dictador Maduro, quien al tener a la prisionera en sus manos, juega al ajedrez de la diplomacia para procurarse un bálsamo a su decaído gobierno. Recordemos que el gobierno de Hugo Chaves y Nicolás Maduro, cerraron la frontera comercial con nuestro país, protegen desde hace años a terroristas de las Farc y del ELN. Facilitan el paso de la cocaína proveniente de Colombia para exportarla desde allí. La hambruna generalizada de los venezolanos y la falta de oportunidades, ha hecho que más de 3 millones de ellos hayan pisado suelo colombiano, 2 millones de estos se quedaron a vivir en nuestra patria. ¿Entonces vamos a retroceder por que el dictador así lo dice? y reanudar relaciones consulares y así devolver a la Merlano.

La tolerancia al gobierno del socialismo del siglo XXI se acabó hace varios años, cuando la comunidad internacional firmó no reconocer al dictador Maduro. La respuesta del gobierno nacional es decirle a Maduro que para retornar a las relaciones consulares se requiere: Que anuncie elecciones libres, que va a extraditar a Iván Marques, Santrich y compañía, que permitirá que haya prensa libre, que cerrará fronteras a los carteles de la droga provenientes de Colombia, que extraditará a todo facineroso del ELN y que de ñapa enviará a la Merlano.

Este mal vecino sigue teniendo el poder de colocar a su lado a opinadores profesionales de la apocalipsis, que ven en la democracia colombiana una desgracia y más si está en manos de un presidente como Iván Duque que no pertenece al pensamiento “progresista” de sus amores y que según ellos este modelo socialista de ensueño contiene la solución a todo problema. En su afanoso análisis no ven la tragedia de Venezuela y no han alzado sus acostumbradas arengas en contra de la dictadura madurista.

Si la Merlano quiere delatar a sus patrocinadores o compinches de la compra de votos, que lo haga desde Venezuela, porque si se desplazó a esconderse allí, es porque se siente complacida con el régimen de la corrupción.

P.D. Terminando el torneo preolímpico, tenemos la satisfacción de la visita de miembros de la FIFA en Pereira, para evaluarla con otras ciudades de Colombia con miras a lo que será la competencia internacional por la sede del mundial de fútbol de mujeres.