Todos para la casa, Coronavirus…

Jorge Eduardo Murillo
Columnista

No es una exageración, a partir de esta semana la Pandemia del Coronavirus, oficialmente catalogada por la OMS, Organización Mundial de la Salud, coloca a todo el mundo sin excepción ad portas de su casa. El tema hay que tratarlo sin extremismos o farándula, hay que mirarlo como un tema de alto turmequé con filigrana administrativa, dentro del contexto de la salud.

El coronavirus está dentro de la salud de los seres humanos y debe ser tratado por los organismos internacionales de la salud, más específicamente por los médicos y científicos. Lo primero es que es un virus, y en tratándose de no saberse cuál es el bicho que lo provoca, es muy difícil de tratarlo o combatirlo de frente. Por tal razón mientras se puede determinar cómo erradicarlo, es necesario concentrarnos en cómo evitar que se propague y no siga contagiando más gente. Hasta acá una simple definición de un común y corriente. Lo segundo es que al ser considerada pandemia, quiere decirse que se va a propagar por el mundo y puede causar muchas muertes.

Por lo tanto o tercero, es evitar que viaje por el mundo a gran ritmo. Lo que se viene es lo duro por lo que puede ocasionar, si bien es cierto que se van a evitar muchas muertes y contagios, se requiere cerrar fronteras. Es decir, cada país debe tratar y combatir el virus evitando que se propague. Acá viene lo duro, cuando se da un paso en combatir la pandemia, el mundo entero sufrirá, por espacio de aproximadamente 5 meses de una catástrofe económica sin precedentes. Estamos en la octava plaga, los aeropuertos están cerrando, las aerolíneas están parándose. Los congresos y eventos empresariales cancelaron actividades. El arte, la música y cultura pararán por término indefinido. El deporte, motor de eventos y movilización de multitudes está a puerta cerrada, los juegos olímpicos están cerca de cancelarse o aplazarse.

El turismo, los hoteles, la gastronomía y demás no están operando. El transporte mundial y la movilización de toda clase de productos están estancados. Blanco es, gallina lo pone y frito se come, se viene una pandemia de crisis económica que hacía mucho no se veía. Se están quebrando miles de empresas y las economías de países ricos y pobres se están afectando demasiado. Los próximos 15 días serán de especulaciones y mucha confusión, después vendrá el caos y por último las soluciones de carácter inmediato. A los gobernantes les tocará dejar de pelear por el mundo y conjuntamente buscar soluciones para evitar el caos económico y por lo tanto combatir ya el Coronavirus. Este es el reto de todos y aplicar el teletrabajo para no contagiarnos.