Supositorios

Gilberto Trujillo
Columnista

Según los medios informativos, dos horas duró el discurso del director general de la DIAN para hablar de lo que, al final, son puros cuentos chimbos.

***
Dicen las noticias que el señor insistió en vender la idea del tal “Régimen Simple de Tributación” que sigue siendo un fracaso desde el nombre, porque de simple no tiene nada. Entre sus argumentos, expuso que los señores contadores públicos se iban a llenar de plata porque sus clientes aumentarían de cuatro a diez millones si estos últimos se acogían a tal sistema. Por lo sabido, parece que este funcionario no está obligado a llevar contabilidad y tiene quien le elabore su declaración de renta puesto que del tema está más perdido que perro en misa. Un contador independiente, con la aplicación de las famosas NIIF –que es otro cuento- no tiene tiempo sino para llevar cinco o, máximo, siete contabilidades. Además, porque su profesión es muy mal pagada frente a sus responsabilidades. La propuesta de este personaje, entonces, es otra enguanda igual a la del Monotributo del filipichín Cárdenas que tampoco le pegó a nada, pero que ahora dicta conferencias… y cobra en dólares.

***
El segundo tema que abordó fue el de la “Declaración sugerida” que es, más o menos, que el contribuyente tiene la opción de aceptar la declaración de renta que el sistema le expide, sin necesidad de recurrir a quienes trabajamos en este campo. El año pasado hice la prueba con uno de mis clientes y, al final, el impuesto a pagar era de casi cuatro millones, pero la que presenté –cumpliendo con las normas- arrojó $700.000. Y así lo dije en esta columna.

***
Por falta del espacio que se me concede, el tercer tema: “Nuevo portal de la DIAN” lo comentaré la semana entrante, pero les anticipo que seguimos dando palos de ciego en tema tan definitivo como la tributación. Las corbatas no tienen nada qué ver con la lógica.
***
Feliz fin de semana.