Se lo llevó la Virgen de Fátima

Rubén Darío Franco Narváez
Columnista

A los 83 años de edad, en la madrugada del 13 de mayo 2020, entregó su alma al Creador el abogado pereirano conservador Hoover Sánchez Montoya, después de estar recluido durante 27 días en la Clínica San Rafael de Pinares.

Al lado de sus hermanos Fanny, Miryam, Lucy y Oscar Alberto Sánchez Montoya, siguiendo la doctrina de sus padres, cultivaron la fe en Dios y la sagrada devoción a la Virgen de Fátima que -en su día- lo condujo a la morada eterna.

Hoover Sánchez Montoya dedicó su vida a las obras sociales, portando la bandera conservadora en las toldas azules del inmortal líder Jaime Salazar Robledo; y, en los últimos tiempos, marchando activamente en el Nuevo Conservatismo en apoyo irrestricto a Víctor Manuel Tamayo Vargas. Su incansable batallar político, se desenvolvió en pro de los más necesitados y auxiliando a los campesinos, en extensas jornadas secundando al patriarca conservador Luis Alfonso Duque Arias.

Un gran ciudadano, un político serio y vertical que por dos ocasiones consecutivas ocupó una curul en el Concejo de Pereira en la década de los 70. Fue Contralor Municipal y Jefe de Valorización de Pereira. Subdirector de los X Juegos Deportivos Nacionales 1974.

Hoover Sanchez Montoya fue excompañero de estudios, Universidad de Caldas, del presidente del partido Conservador Omar Yepes Alzate, Manfredo Becerra y del doctor Fernando Agudelo Velasco. Fue miembro activo de la Corporación Amigos de Pereira. Cultivó la música, en todos sus ritmos y, durante muchos años, en su propia discoteca “Campanario”, presentó a artistas de fama internacional, estímulo a los famosos grupos de serenateros pereiranos y efectúo memorables tertulias culturales en pleno centro de su “Querendona Pereira”.

Sin presencia de sus incontables amigos, cumpliendo confinamiento, su cuerpo fue cremado pero su alma vuela al azul celeste en brazos de la Virgen de Fatima el 13 de mayo 2020.
Se nos fue Hoover Sánchez Montoya: un excelente amigo, un pereirano raizal, y un caballero a carta cabal que, en su existencia, enarboló la bandera del Partido Conservador Colombiano.
Dios lo tenga en su Reino.

Deja un comentario