Responsabilidad en crisis

Carlos Vicente Sánchez
Columnista

Creo que el talante de los gobernantes se conoce en sus acciones, no en los memes. Para nadie puede ser innegable que el alcalde Carlos Maya, ha asumido una postura correcta frente a esta crisis pandémica. Lo ha hecho a pesar de que de la misma presidencia lo intenten desautorizar, o tenga que pedir permisos para sus medidas, lo ha hecho porque supo que lo real y políticamente correcto, es la defensa del interés común de su gente y porque una ciudadanía activa y seria lo ha acompañado con solidaridad durante estos días de cuarentena.

Pese, eso sí, a algunos lunares como ver ciudadanos irresponsables aglomerados en parqueaderos y calles. Maya se ha tomado en serio la cuestión, pese a las expectativas de desastre que quisieron dibujar sus contrarios. Asumió con criterio esta crisis pandémica que se nos vino encima. Lo primero fue decretar, antes que el presidente, la cuarentena, después alargar la misma y enfrentar a un grupo de ciudadanos furiosos, evidentemente movilizados por manos criminales y que al tercer día ya querían saquear supermercados. La ciudad quedó disciplinadamente cerrada al virus, cosa que no ha hecho ni Inglaterra, Italia, o Estados Unidos, tan ricos y correctos solo en las películas de acción. En esto juega un papel importante el ciudadano que creyó en las medidas (los otros no).

Decidió condonar el pago de servicios públicos a los estratos más necesitados, cuestión que le mereció el aplauso nacional, el reconocimiento de alcaldes vecinos y el regaño de un confundido presidente. Aunque no venga al caso, ahora recuerdo las risas que se dieron cuando propuso que con la lona de sus vallas publicitarias haría bolsos para los niños, y así fue; entregó cientos de dichos morrales y cartucheras bien confeccionados a niños y niñas de los colegios de Villasantana. Tal gesto, no es menor, luego, cumplió su compromiso con un grupo del sector artístico pereirano, Foro de cultura, y abrió un concurso de méritos para elegir una secretaria de cultura que ganó su puesto bajo esa modalidad. Ahora Luz Stella Gil una integrante de este grupo dirige dicha secretaría.

Al alcalde Carlos Maya se le ha tildado de poco carismático, de equivocarse cuando habla en público, reactivando la fábrica de memes en redes, pero si lo piensan bien, hay más torpeza en un excandidato concejal que se imputa groseramente las decisiones del alcalde, o en absurdos concejales de Dosquebradas que alentaron cadenas falsas de wathssap engañando a la gente con supuestos mercados, provocando mayores peligros de contagio.

En un momento coyuntural y fuerte para cualquier mandatario, cuando es evidente que el virus ya nos había traspasado desde hacía días, por ser Pereira destino de migrantes y turistas, el alcalde Maya y su equipo, está demostrando responsabilidad gerencial y esto es innegable. Veremos qué ocurrirá en el futuro, cuando las heridas económicas de esta pandemia queden, veremos cómo el alcalde asumirá la crisis económica y nuestra ciudadanía actuará en un escenario que sin duda será más complejo.