Réquiem por Semana

Jairo Arango Gaviria
Columnista

De acuerdo con el diccionario, réquiem es la misa de difuntos, llevada a cabo justo antes del entierro, en las ceremonias de recuerdo o conmemoración. Este parece ser el porvenir que le espera a la revista semana, de acuerdo con las determinaciones y lineamientos que han marcado en la actualidad la revista.

Fundada en 1946 por el expresidente Alberto Lleras Camargo, de espíritu e ideología liberal, fue hasta 1961 la publicación del ideario del partido liberal, para publicar los excesos cometidos por el gobierno conservador de Mariano Ospina Pérez, quien supo aprovechar la división del partido liberal entre Gabriel Turbay y Jorge Eliécer Gaitán, ganando la presidencia con menos del 50% de los votos.

Fue un período en donde se aumentó la violencia contra simpatizantes del partido liberal, en asocio con las fuerzas del estado, situación que se agudizó con el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán el 9 de abril de 1948, y que dio inicio a una nueva etapa de violencia entre seguidores de los dos partidos, originando como resultado el cierre del congreso, la dictadura militar del general Gustavo Rojas Pinilla, y el inicio en 1958 del frente nacional. Este es el marco ideológico con que se creó la revista semana y que circuló hasta 1961, año en que fue cerrada.

Refundada en 1982 por Felipe López, sobre los activos de la revista Alternativa (Fundada por García Márquez), continuó con la ideología liberal y de libre pensamiento, durante la mayor parte del tiempo hasta hoy, que decide dar un viraje de 180°, para dejar atrás todo el legado de su fundador: respeto, libertad de opinión de sus columnistas y periodistas, tolerancia, denuncia contra la corrupción, periodismo investigativo y capacidad de crítica.

Nada o muy poco de estos atributos quedan en la revista. Mejor aún, la tendencia en esta nueva etapa es la de retirar a los periodistas y columnistas, más críticos y con más seguidores, para ser reemplazados por otros columnistas insulsos, defensores de las políticas del gobierno y de su partido. Todo ese ideario de Alberto Lleras es cosa del pasado; el espíritu liberal de la revista semana, dejó el espacio a uno nuevo, que no incomode a los dueños del país.

Periodistas como León Valencia, Héctor Abad Faciolince, Daniel Coronel y Daniel Samper, vienen siendo reemplazados por otros como Vicky Dávila y Salud Hernández, que en muy poco tiempo se han encargado de convertir a semana en una revista de farándula, y por qué no decirlo con claridad, en la publicación del partido de gobierno. Por fortuna hoy existe una explosión de medios donde los periodistas críticos pueden seguir exponiendo sus ideas, y los lectores podemos seguirlos con facilidad.