Rarezas noticiosas

Fabio Castaño Molina
Columnista

Pueden parecer normales para muchas personas, en especial para aquellos que son fieles al acontecer noticioso de la ciudad, la región, el país y del mundo, pero me quiero referir en esta oportunidad a algunos hechos que a la luz de ese mismo acontecer, la verdad no son tan frecuentes y tienen un halo de curiosidad. La primera de ellas, es la convocatoria que por concurso de méritos acaba de hacer el alcalde de la ciudad Carlos Maya para seleccionar a quien ocupará la dirección del Instituto de Cultura de Pereira. Algo nunca visto, que yo recuerde, desde cuando se eligen de manera popular nuestros mandatarios. Sin duda una decisión sana y que debe llenar de tranquilidad y esperanza a los gestores culturales del municipio, siempre y cuando se lleve cabo este proceso con absoluta transparencia.

En contravía de este proceso, resulta raro que muy a pesar de haber sido escogido en un riguroso proceso de meritocracia, haya debido renunciar al cargo de gerente de la Región Autónoma Regional de Planificación –RAP Eje Cafetero, el ingeniero quindiano Uriel Orjuela, porque sencillamente no tiene el respaldo político de los nuevos gobernadores de Caldas y Risaralda. Raro también que por primera vez el gobierno risaraldense haya tomado la decisión de sancionar a un contratista por incumplir con el contrato de construcción de una obra vial en el sector de la Marina en Jurisdicción de Santuario. Se trata del Consorcio C&C que deberá pagar una multa por 216 millones de pesos. Ojalá que ese sea el rasero con todos los contratistas que le fallen al Estado.

Rareza noticiosa es también que se estén escuchando voces de protesta en contra de la construcción de la nueva cárcel de varones “La Concordia” en el sector del corregimiento de Combia de esta capital, y a cambio se proponga la ampliación de la cárcel de La 40, cuando prácticamente el Inpec tiene muy avanzado el proceso de licitación del nuevo proyecto carcelario, cuyas obras se deberán iniciar a mediados del presente año. Raro que la Procuraduría haya sancionado con tres meses de suspensión del cargo al exalcalde de Pereira Enrique Vásquez por irregularidades en la ejecución de un contrato relacionado con la conexión vial UTP-Canaán, cuando el sancionado ya no ejerce ese cargo. Se aclara, eso sí, que por no ejercer deberá pagar una multa equivalente al salario de los tres meses de sanción.

Raro que Juan Guillermo Ángel se venga a quejar ahora de lo que él denomina excesiva concentración de poder por parte de la Presidencia Ejecutiva de la Cámara de Comercio, cuando si alguien ha gozado de las mieles del poder en el servicio público y de manera excesiva, sea él mismo. Raro que el Senador Alejandro Corrales, diga ahora que se opone a un nuevo peaje para financiar la construcción de la doble calzada Cerritos-La Virginia, cuando ha participado al lado del gobernador Tamayo en el debate que se viene dando para que ese peaje sea operado por la misma gobernación y no de un particular. Y raro, finalmente, que en Risaralda no haya mucha claridad sobre el número real de venezolanos que han llegado a la zona. Se especula que la cifra se acerca a los 30 mil.