¿Qué pasó en Los Rosales?

Luis García Quiroga
Columnista

¿Cómo después de más de 100 contagiados y 18 días de cierre, se reabrió la Clínica Los Rosales entre aplausos y discursos? ¿Cómo la clínica fue uno de los focos más grandes de covid-19 en Colombia?

Acojo a quienes ven alarmados que ese contagio masivo ocurrió en una clínica privada y no en el Hospital San Jorge u otros centros de salud pública.
Es necesario saber qué pasó y ante todo, evitar que vuelva a ocurrir. Hablé más de una hora con el médico cirujano Javier Darío Marulanda, Secretario de Salud de Risaralda, funcionario de probada idoneidad.

Sus respuestas dan tranquilidad; y cuando le dije que se le vio muy mal entre aplausos y discursos en la reapertura de la clínica, ofreció disculpas indicando que es un mal entendido porque en verdad, los propietarios de la clínica están molestos por la forma como la Gobernación de Risaralda ha aplicado controles de inspección y vigilancia, sin menoscabo de la investigación disciplinaria y sancionatoria porque aunque la crisis del contagio se superó, están en la lupa, al punto que si reinciden en un caso de infección asociada a la atención hospitalaria, van de cierre.

Preguntas y respuestas: ¿Estaba la clínica preparada con los protocolos? Sí. ¿Hubo previa capacitación? Si. Hay evidencias de dos visitas previas al covic-19 en Colombia. ¿Es verdad que los empleados debían llevar sus elementos de bioseguridad? No lo sé. La inspección previa mostró stock para un mes pero hay versiones encontradas. ¿Si hubo trazabilidad del contacto con los dos contagiados iniciales, por qué fue masivo? El crecimiento exponencial se dio en 15 días. Los focos de contagio fueron el uso nocturno del ascensor, parqueadero, cafetería y desechos de elementos de bioseguridad. ¿Hubo antes y hay ahora protocolo de desinfección del edificio? Antes no. Ahora sí, certificados. ¿Podemos estar tranquilos los ciudadanos? Yo he recorrido la clínica para dar mensaje de tranquilidad. Ahora todo depende del comportamiento de las personas y del rigor en los protocolos.

El 10 de mayo en Risaralda, de 216 enfermos de covid-19 había 142 recuperados, 0 en UCI y 8 muertes. Aún hay 23 enfermos de Covid. Ya estaríamos recuperados y abriendo puertas al comercio y la industria si lo de Los Rosales no hubiera sido masivo.
La clínica tuvo millonarias pérdidas, que pudo evitar si hubiera sido más rigurosa en los protocolos. No siempre menos es más. Son lecciones por aprender y hay más sobre la clínica. Será después, porque la salud es mucho más que un negocio.

Sin salud y sin economía activa, todos perdemos. Depende de quienes como la Clínica Los Rosales hacen posible o imposible que la curva del virus se aplane para que miles de empresas y seres humanos sientan el alivio de volver trabajo.