Que delicia no ser más el director del espectáculo

Ricardo Tribín Acosta
Columnista

Nos sirve mucho, con el ánimo de reducir el impacto negativo del ego, el recordamos constantemente que ya no estamos dirigiendo y ejecutando el espectáculo y humildemente diciéndonos muchas veces cada día “hágase tu voluntad”. Entonces estaremos en mucho menos peligro de emociones tales como: miedo, ira, preocupación, autocompasión, y de decisiones equivocadas. En una sola frase: Nos hacemos mucho más eficientes.

No nos cansamos tan fácilmente, porque no estamos quemando la energía tontamente como lo hicimos cuando intentábamos arreglar la vida para pretender adaptarla a nosotros. La vida es tal y como es y no como uno cree que sea. De ahí que ayuda mucho el aceptar la vida en los términos de la vida, quitándonos de tajo expectativas fantasiosas e irreales, y poniendo por consiguiente nuestras pisadas en el aquí y el ahora.

Cuando nos ubicamos en el presente y permanecemos centrados en la realidad estaremos construyendo un solido edificio de paz y serenidad, poniendo de esta manera en nuestro horizonte los mejores objetivos de humildad y aceptación, que muchos beneficios traerán , tanto para nosotros, así como para los que nos rodean.

https://ricardotribin.blogspot.com