Proyectos estratégicos del Eje Cafetero

Jesús Saldarriaga G.
Columnista
Al revisar la visión que se tiene para la Región del Eje Cafetero en el Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022, se lee que es “conectar para la competitividad y el desarrollo logístico sostenible”. Esta visión, busca aprovechar el potencial de desarrollo de la región para conectar al Eje Cafetero y Antioquia con los mercados domésticos e internacionales, para promover la internacionalización de sus productos, y así generar plataformas que promuevan su competitividad (DNP 2018, bases del PND).

Dice dicho Plan de Desarrollo, que el “Eje Cafetero debe fortalecer los enlaces entre sus nodos y aprovechar su alta conectividad para potencializar sus fortalezas naturales y el Paisaje Cultural Cafetero, patrimonio cultural de la humanidad”. En este sentido, tenemos que pensar en la infraestructura del transporte por carreteras, las vías cuatro g, el transporte aéreo, el Tren de Occidente y la infraestructura logística especializada (ILE), como las plataformas logísticas (La Dorada y la PLEC).

Los planes de desarrollo territoriales (PDT), en proceso de formulación, deberían ser concordantes con la visión para la región Eje Cafetero en el Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022. Este Plan en su diagnóstico, identifica problemáticas particulares que impiden el mayor desarrollo de la región cafetera entre las que se encuentra la ausencia de un sistema logístico y el bajo aprovechamiento productivo.

A partir de lo anterior, plantea los siguientes dinamizadores de la productividad regional para el Eje Cafetero: “El desarrollo logístico y aprovechamiento del Paisaje Cultural Cafetero”. Estos dos dinamizadores deberían ser utilizados para impulsar los proyectos estratégicos encaminados a la agregación de mayor valor para los diferentes sectores productivos como el sistema moda, agroindustria, metalmecánica, industrias 4.0 y turismo.

El Plan Nacional de Desarrollo propone conectar la región a través de sistemas intermodales, y aprovechar su ubicación estratégica. Identificó la necesidad de mejorar la infraestructura para conectar la región con el resto del país, así como con el exterior. Esto involucra la conectividad intra e interregional, de tal forma que todos los departamentos puedan contribuir a la generación de apuestas colectivas y aprovechar sus beneficios.

Para complementar el desarrollo de la infraestructura, plantea fortalecer y consolidar la internacionalización de la región, a través de sistemas que promuevan la competitividad comercial y empresarial. Dice dicho Plan que, al considerar las potencialidades de cada uno de los departamentos de esta región, se hace necesaria la consolidación de un sistema logístico, para que de esta manera se pueda mejorar la prestación de servicios y productos para el abastecimiento de empresas a nivel nacional e internacional.

Consecuente con la economía cafetera, donde la producción de dicho grano sigue siendo muy importante para la región, (en la estructura de las exportaciones del Eje Cafetero, más del 50% del valor total sigue siendo café verde), el gobierno nacional se ha planteado fortalecer las capacidades productivas para el aprovechamiento del paisaje, la cultura y las potencialidades territoriales. Identifica que, en términos del potencial productivo de la región, “vale la pena destacar que los departamentos que conforman la RAP del Eje Cafetero presentan una de las mayores dinámicas en materia económica y social en el país”.

Finalmente, el Plan cierra las propuestas diciendo que la región enfrenta el reto de conservar la cultura y dinamizarla a través de emprendimientos como aquellos asociados al Paisaje Cultural Cafetero (PCC). Dice además que ello va de la mano con las acciones para la preservación y fortalecimiento del Paisaje Cultural Cafetero como patrimonio de la humanidad y oportunidad para el desarrollo productivo sostenible.

El Plan deja indicado para el Eje Cafetero, 40 billones de pesos en el Plan Plurianual de Inversiones (PPI), para los cuatro años del m ismo. También indicó 180 proyecto para los tres departamentos del Eje Cafetero, los cuales están en idea en su mayoría. Estos, debemos volverlos estratégicos y ojalá regionales, como se está haciendo con la “clínica de alto nivel de complejidad – hospital universitario”, que la mayoría de los actores del desarrollo del Eje Cafetero, apoyamos.