Proclama por un mundo nuevo

Gonzalo H. Vallejo A.
Columnista
Nicolas Hulot es un activista ambiental francés, líder del partido “Los verdes”. Francois Hollande lo nombró a finales de 2012 como “enviado especial para la protección del planeta”. A través de su fundación “Para la Naturaleza y el hombre”, fundada en 1990, el ex ministro de Transición Ecológica y Solidaria de Emmanuel Macron, lidera una iniciativa publicada por el Diario “Le Monde” (6-5-2020). Inspirado en las palabras de Nelson Mandela pronunciadas en mayo de 1994 al ser elegido presidente de Suráfrica (“Ha llegado el momento de sanar las heridas. Ha llegado el momento de reducir el abismo que nos separa. Se acerca el momento de la construcción”), Hulot exhorta a sus conciudadanos globales a adoptar 100 principios fundacionales que buscan, a través de un pacto reconciliador (“¡Ha llegado la hora!”), la construcción de un nuevo orden mundial.

Ha llegado el momento de sentar las bases para un nuevo mundo juntos… de convertir el miedo en esperanza… de una nueva forma de pensar… de dibujar un horizonte común… de dejar de sacrificar el futuro por el presente… de resistir el fatalismo … de dejar que el futuro decida por nosotros … de revitalizar nuestra humanidad… de cuidar y reparar el planeta… de abordar las raíces de las crisis… de ver la crisis ecológica, climática, social, económica y de salud como parte de una sola complejidad… de acabar con los excesos… de escuchar a los jóvenes y aprender de los ancianos… de crear vínculos… de construir ayuda mutua… de aplaudir la vida… de honrar la belleza del mundo… de recordar que nuestra vida pende de un hilo… de reconciliarse con la naturaleza… de la lucidez, la verdad, el diálogo, la solidaridad, la convivencia, la resiliencia, la empatía y la humildad…

Ha llegado la hora de respetar la diversidad y la integridad de todo lo que está vivo… de dejar espacio para el mundo salvaje… de tratar a los animales respetando sus propios intereses… de reconocer nuestro pluralismo… de escuchar a los pueblos nativos… de cultivar la diferencia… de activar nuestra comunidad de destino con la familia humana y todos los seres vivos… de reconocer nuestra vulnerabilidad… de aprender de nuestros errores… de hacer un inventario de nuestras debilidades y virtudes… de adaptarse a los límites planetarios… de cambiar de paradigmas… de cambiar un sistema desactualizado… de redefinir los fines y los medios… de restaurar el significado del progreso… de la indulgencia y la demanda… de liberarnos de los dogmas… de la inteligencia colectiva… de globalizar lo que nos es útil y desglobalizar lo que es nocivo…

Ha llegado el momento de preferir el comercio justo al mercado libre… de respetar y proteger el bien común… de la transparencia y la rendición de cuentas… de inventariar y redistribuir todo… de condonar las deudas y denunciar la usura … de liberarse de ideologías estériles… de desafiar el determinismo social… de la democracia participativa y la economía solidaria… de erradicar nuestros vicios consumistas… de la simplicidad y la lentitud… de reapropiarnos de la felicidad… de viajar al interior de nosotros mismos… de distinguir lo esencial de lo superfluo… de la autorregulación y el autocuidado… de revisar nuestros dogmas y prejuicios… de la inclusividad y la tolerancia… del discernimiento y la sobriedad… de la lealtad y la gratitud… del compromiso y la dignidad… de la solidaridad y la empatía… de creer en nosotros y en el otro… ¡Ha llegado la hora!

Deja un comentario