“Por un país al alcance de los niños”

Marta Elena Bedoya Rendón
Columnista

Me he atrevido a titular la columna «Por un país al alcance de los niños» que corresponde al título puesto por el premio Nobel de literatura colombiano, Gabriel García Márquez (q. e. p. d), al informe que hizo parte de las recomendaciones incluidas en el documento Colombia al filo de la oportunidad, hace 25 años, como miembro de la denominada Misión de Ciencia, Educación y Desarrollo, conformada por el expresidente César Gaviria Trujillo en 1993, a propósito del informe presentado a finales del año pasado por la Misión Internacional de Sabios, conformada por el presidente Iván Duque, el cual traza el camino a seguir en materia de ciencia, tecnología, innovación (CTI) y educación en los próximos 25 años.

Transcurridos 27 años de la primera convocatoria de la Misión de Ciencia, Educación y Desarrollo, no se contó con una evaluación seria y rigurosa del avance de las propuestas, así como, si dichas recomendaciones tomaron valor de políticas públicas, sobre la cual la nueva Misión de Sabios convocada por el presidente Iván Duque, menciona su fracaso.

Como lo menciona Moisés Wasserman Lerner y quien hizo parte de la esta última Misión de Sabios: “la realidad es que nuestros indicadores no son buenos comparados con los de otros países (…) hay inequidad en la educación de las mujeres. Un sector olvidado durante años es el de la edad temprana. Creíamos que la educación empieza en primero de primaria y lo de antes es juego. Efectivamente es juego, pero el más importante de la vida”. (El Tiempo, Nuevos retos y algunos mitos en educación, 15-08-19, Moisés Wasserman)

A diferencia de las recomendaciones hechas en 1994, las recomendaciones de la nueva Misión de Sabios, están enmarcadas en tres grandes retos: Colombia biodiversa, Colombia productiva y sostenible y Colombia equitativa, parecen ser más realistas, como que la anterior proponía aumentar el porcentaje del producto interno bruto (PIB) destinado a la ciencia del 0,4 % al 2 % en 10 años, el actual, sugiere para el año 2028 alcanzar una inversión del 1,2 % en innovación y desarrollo (I+D), en la cual el 0,8 por ciento corresponda a recursos públicos y el restante 0,4 %, provenga del sector privado. Se reitera la importancia al papel que debe asumir el sector privado en la definición de los recursos.
Un segundo tipo de propuestas es el énfasis en educación en la temprana edad y la educación media. La ausencia de una atención en los 5 primeros años de vida, son dificultades en la primaria.
“Por un país al alcance de los niños”.