¡Por favor… Gracias!

Ricardo Tribín Acosta
Columnista

Estando de viaje en una oportunidad me encontré en un lugar adonde una señora estaba sentada y no había muchas sillas desocupadas. A su lado había puesto su cartera en una vacía cuando entonces apareció una mujer hosca con mirada de calavera y le increpó desagradablemente diciéndole: “quiero sentarme allí adonde esta su bolso”. Su cara parecía la de un tigre enjaulado queriendo quizás con ello infundir temor cuando lo decía.

La primera dama entonces de manera amable, pero firme, le respondió: con gusto lo haré si me dice la palabra mágica, ¿Y esa que carajos es? Muy simple: diga “por favor”. La otra bufaba como un toro y quedó irritadísima, mientras que la primera se sentía satisfecha de haberla puesto en su sitio. En tal instante alguien, quien presenció la escena afirmó: Definitivamente las cosas serian mejores si se trataran con más respeto y educación y no como la mujer que tan desagradablemente le pidió a Ud. el servicio de manera tan descortés.

Es indispensable entonces, en procura de una mejor comunicación con los demás, que al solicitar algo empleemos el sencillo término “por favor” y al recibirlo digamos con humildad “gracias”. De proceder así podremos tener la garantía de dar y recibir todo con mayor respeto y así evitar problemas desafortunados en nuestras vidas.
https://ricardotribin.blogspot.com