Pobreza existía, ahora será mayor y los ricos…

Jorge Eduardo Murillo
Columnista

Antes de la pandemia sin lugar a dudas existía la pobreza, con un antecedente, Colombia es uno de los países más desiguales del mundo. Lo duro era la terquedad del Ministro de Hacienda en reconocerlo al igual que Fedesarrollo, la Andi y los súper economistas de la Universidad de los Andes. Ellos no ven televisión nacional, por lo tanto desconocen los cordones de miseria sobre los terrenos más ricos del planeta: San Andrés en vez de ser perla del Caribe, es pobre. Chocó, Valle y Nariño, costas ricas en pescado, son pobres.

De la Guajira a Antioquia en sus costas hay pobreza absoluta. En las fronteras y otros departamentos la gente vive en la calle y enferma. Este panorama sucede en medio de las grandes riquezas que tiene Colombia por sus dos mares, sus grandes ríos y la gran biodiversidad. Los ricos del país y estos economistas viajan cada quince días a congresos a Cartagena a hablar de nuestros avances, pero omiten los cordones de miseria al lado del centro histórico de la ciudad. Los dueños de los cinco conglomerados empresariales más grandes de Colombia, viajan a Cartagena a celebrar las utilidades billonarias de sus empresas y el país en la pobreza. Los bancos nadan en sus riquezas al igual que demasiadas multinacionales que se enriquecen en el país.

Pero la pobreza sigue y los políticos dicen que ese es su objetivo, acabarla por unos cuantos votos. El Presupuesto de la nación debería calcular primero los gastos para saber cómo será el Plan de Desarrollo e ir a que los colombianos vivan mejor, eso vale unos billones. Pero que pasa, alrededor de 50 billones son los costos de la corrupción y fuera de eso el gobierno para pagar favores políticos, no le cobra impuestos a los grandes conglomerados, por allí suman unos 100 billones de pesos. Como pueden ver, por esos dos factores tan sencillos, el presupuesto es deficitario y hay tanta pobreza en un país potencialmente rico. Corrupción y evasión. La clase media es la que financia el presupuesto pagando impuestos por derechas. El coronavirus acaba de visibilizar esta situación donde todos nos empobrecemos en el mundo.

Pero a buena hora todos supimos esta realidad y ahora el gobierno debe ayudarle a todos, pero en especial a los vulnerables y pobres. Con qué plata, pues combatiendo la corrupción y obteniendo impuestos de los que la vienen atesorando en los últimos años, que en vez de pagar impuestos justos, se dedican a comprar miles de empresas y adueñarse del país, a costa de los demás. Los banqueros compran revistas y periódicos. Los empresarios compran bancos. Todos son constructores y concesionarios de vías. Y todos ellos financian a todos los políticos.

Deja un comentario