Pereira libre de Analfabetismo

Walter Benavides Antia
Columnista

Para que un territorio sea declarado libre de analfabetismo, la Unesco estipula que su índice debe estar por debajo del 4%. El analfabeta moderno no es solo aquella persona que no sabe leer ni escribir; es también el que carece de los conocimientos básicos en alguna disciplina o arte, siendo evidente hoy lo digital. Pereira, es una ETC (Entidad Territorial Certificada en Educación) y que por lo tanto goza de autonomía en la definición de políticas y en el manejo discrecional de los recursos del sector. También damos como un hecho, que la educación es un derecho solo para la gente joven, cuando la responsabilidad va también con jóvenes y adultos mayores. La Ley General de Educación, Ley 115 de 1994, establece en su artículo 1, que la educación “es un proceso de formación permanente, personal, cultural y social que se fundamenta en una concepción integral de la persona humana, de su dignidad, de sus derechos y de sus deberes”.

Es por eso que en algunos países, la educación superior, también es un asunto de estado. La Educación Pública se ofrece en dos escenarios: una, educación formal y otra para el trabajo y el desarrollo humano, y responden a la formación en competencias básicas, y competencias, lo cual permite a jóvenes, adultos y personas mayores, la participación en el ejercicio de sus derechos, en el mejoramiento de los hábitos saludables, en las prácticas de convivencia pacífica, en definir sus proyectos de vida y en formarlos en artes y oficios, entre otros aspectos. Veamos tasas de analfabetismo (TA)

Según el DANE, en el AMCO en 2014 era del 2,9% (según la Gran Encuesta Integrada de Hogares (GEIH); en 2019, era del 5,35%. Aumentó. El Censo Nacional Agropecuario, (2014) concluyó, que en el sector rural de Pereira la TA era del 13,8%. La Encuesta Nacional de Salud, Bienestar y Envejecimiento (SABE, 2016) identificó, que cerca del 16,5% de las personas mayores de 60 años no había aprobado ningún nivel educativo. Que el analfabetismo en las personas mayores aumenta a medida que la edad avanza así: en personas entre 60 y 64 años, la TA es del 10,4%, y para los mayores de 85 años, es del 30,5%. El analfabetismo es también endémico entre las personas con discapacidad.

De acuerdo al Documento Conpes Social 166 de 2013, cerca del 34% de las personas con discapacidad no sabían leer ni escribir, el 33,8% no terminó ningún grado escolar, y el 37,9% solo terminó la primaria, para concluir que el 30% no estudia, por considerar que no está en edad escolar. Para los que se quedaron con el rótulo de Pereira Libre de analfabetismo del 2015, algo va del 2.9% del 2014 al 5,35% de 2019, diferencias que solo indican que hay un problema por resolver. Recordemos que Pereira cuenta con cerca de 80 mil ciudadanos viviendo en centros poblados y sector rural.

A manera de conclusión: No poder utilizar adecuadamente un cajero. Utilizar el celular en su mínima expresión. Ir al supermercado y no entender las letras sobre los empaques. No saber qué ruta de bus coger en la ciudad. No conocer los barrios y comunas. Se evidencia otra brecha de inequidad entre el sector urbano y rural, especialmente entre los grupos poblacionales mayores.
Debemos fortalecer políticas para la atención e intervención a la población analfabeta rural, (y urbana) a fin de cerrar esa brecha y hacer de Pereira, como quiere su Alcalde, un territorio libre de analfabetismo.
antia53@gmail.com