¿Para dónde van los recursos?

Adriana Vallejo
Columnista

El Concejo Municipal se encuentra se encuentra revisando el proyecto de plan de desarrollo, Gobierno de la Ciudad, Capital del Eje, 2020-2023. El documento de 578 páginas dedica gran parte de las mismas al diagnóstico. La parte estratégica es corta y contiene los indicadores con los que las entidades y la ciudadanía le harán seguimiento.

El plan es el reflejo de un ejercicio participativo y del esfuerzo de los funcionarios y los contratistas de la alcaldía por incluir las propuestas del programa de gobierno y las iniciativas de la ciudadanía. No es un plan elaborado con acompañamiento técnico, pero la ley no lo exige. La obligación es construirlo participativamente, como efectivamente se hizo.

La ciudadanía propone iniciativas, sin embargo, no logra incidir en la priorización de los recursos, los cuales son destinados por los equipos de gobierno o sólo por el gobernante de turno. El Concejo Municipal también puede hacer sólo recomendaciones sobre el proyecto de plan.

Una de las formas de entender las prioridades de un plan desarrollo es analizando la distribución de los recursos propios del municipio porque sobre los demás no se tiene ninguna injerencia. Los recursos del Sistema General de Participaciones que transfiere el gobierno nacional tienen destinación específica para educación, salud, cultura o saneamiento básico.

Al revisar el plan plurianual del plan de desarrollo, los recursos propios que son aproximadamente 138 mil millones de pesos, se destinan prioritariamente al transporte, el 21% de los recursos financiarán el principalmente el Cable Aéreo y la construcción de vías. En segundo lugar, se encuentra los temas de gobierno territorial que representan el 20%, destinados en su gran mayoría a la gestión pública efectiva, seguida de la participación ciudadana y la seguridad. En tercer lugar, se encuentra el sector educativo con una participación de los recursos propios del 11%.

Para el sector salud se destinará el 7% de los recursos propios, igual porcentaje tendrá vivienda y medio ambiente. Un 6% se destinará a espacios públicos y procesos de planificación, entre otros. Para la inclusión social se proyecta el 4% de los recursos propios, lo mismo para gestión del riesgo. Para TICS un 3%. Tres sectores tendrán cada uno un 2% de participación: cultura, comercio, industria y turismo y “trabajo”.
Por último, varios sectores estratégicos y sensibles tendrán una participación de sólo el 1% de los recursos propios: deportes, ciencia tecnología e innovación y desarrollo rural.