Oasis

Gonzalo Gallo
Columnista

Doblegado por la adversidad acaso piensas que ya no hay nada que hacer, tu fe vacila y tiendes a sucumbir.
La verdad es que siempre puedes recomenzar, tomar un nuevo aire y levantarte con ánimo y resolución.
Recuerda otras ocasiones en las que estabas en un túnel oscuro y saliste avante a pesar de todo.

Sé consciente de todos tus dones, persevera, apela a nuevas estrategias y confía en días mejores.
Sé como esas plantas que reverdecen y sacan nuevos brotes cuando las podan. Renace de las cenizas como el ave fenix.

Si aún estás en la tierra es porque tu misión sigue y te esperan otras alboradas y nuevos aprendizajes y retos.
Dale otro oxígeno a tu fe, busca soporte en Dios y en los que te aman y no dejes que nada te intimide.
La primavera sucede al invierno, confía en tu potencial y avanza con entusiasmo. Todo al final estará bien.

Deja un comentario