Oasis

Gonzalo Gallo
Columnista

En esta experiencia de encierro apremiante es vital un buen estado espiritual, emocional y corporal que pide cuidados. Cuida tu cuerpo.
La palabra e-moción nos muestra que en tu cuerpo se da una moción o movimiento porque reacciona ante los hechos.

Y esa reacción positiva o negativa depende del estado en el que están tu espíritu y tu mente, bien o mal.
En general los humanos hacen poco o nada por su espíritu, y puedes nutrirlo y fortalecerlo con religión o sin ella.

Necesitas estar con Dios, amarlo. Siente su amor, ora, medita, relajáte, lee algo inspirador, escucha cantos espirituales.
Necesitas también tener el control de tu mente viajera para enfocarla siempre en el ahora y lo positivo Si te dedicas, lo logras.

Entonces hay fe en lugar de miedo, alegría y no tristeza, perdón y no odios ni culpas. Admiración y cero envidia.
Es vital crecer en consciencia al hacer con frecuencia un autoexamen. Si es con humildad decides cambiar y mejorar.