Oasis

Gonzalo Gallo
Columnista

Acaso digas “este encierro es horrible, no voy a poder”. Bueno, es claro que no es fácil y, para muchos bien exigente por un duelo.

O cinco y más personas en un apartamento reducido, poco espacio y, claro, si no se maneja con amor y paciencia, surgen tensiones.
Ayuda practicar la relajación, orar, calmarse, leer, jugar, contar historias, hacer ejercicio, apelar a lo mejor.

Si estabas odiando o culpando, es el momento para sanar heridas del alma y perdonar o pedir perdón.
Lo que se vive tiene un sentido oculto y la clave es practicar un amor y una fe que, a veces, estaban sólo en las palabras.

Te ayuda mirar videos de personas que están mil veces peor y lo asumen bien, y no es por un tiempo, es por toda la vida.
Busca en Youtube “Ejemplos de superación” y dejarás de decir “este encierro es horrible, no voy a poder”.

Tu actitud positiva o negativa crea la realidad. ¿Sabes? Tal como vives creyendo, vives creando tu situación. Cree, ama y espera.