Oasis

Gonzalo Gallo
Columnista

Nelson Mandela, el egregio líder sudafricano, dijo alguna vez: “Nada valioso se logra en solitario, es en grupo”.
Una sabia verdad que nos convoca a unir las fuerzas, a silenciar el ego soberbio y a colaborar siendo solidarios.
En las épocas exigentes y complicadas es cuando más se necesita de esa labor comunitaria en la que el amor le gana al egoísmo.

Los animales, como suele pasar, nos brindan maravillosos ejemplos de labor grupal como las abejitas y las hormigas.
Otro buen ejemplo es el de los gansos migratorios que recorren largas distancias en formacion de V.
Al hacerlo así, el de adelante le corta la fuerza del viento al de atrás, y se van reemplazando en el puesto delantero que es el más arduo.

Según los estudiosos así ahorran 71% de energía y graznan para animarse en su fatigoso recorrido. Unos pasan por encima de los 8.848 metros del Everest rumbo a la India.
Con un cerebro diminuto nos dicen: “Y ustedes con ese tan evolucionado ¿por que pelean y no se unen? Mira “vuelo de los gansos” en Youtube.