Oasis

Gonzalo Gallo
Columnista

Seguramente en varias ocasiones, ansiando estar lejos de tanta agitación, te has dicho: !Qué bueno estar en una isla!
Pues bien, es bueno para tu ser a-isla-rte con frecuencia, crear una especie de isla mental y física que regala vida, paz y luz.
Lo que ahora vive la humanidad es un aislamiento necesario que ojalá sirva para despertar consciencias. La Tierra lo necesita.

Un Stop obligatorio para crear buenos hábitos que perduren: estar más con los que amas, relajarte, meditar, orar, leer, aquietarte.
Los místicos y seres espirituales de todos los credos siempre han amado el silencio y la soledad para meditar y estar más con Dios.
“De madrugada, cuando todavía estaba muy oscuro, Jesús salió y se fue a un lugar solitario . Allí se puso a orar.” Marcos 1,35.

Todo tu ser reclama serenidad y espacios de paz; deja el acelere frenético, huye de un estruendo perverso. Nutre tu ser.
“Jesús despidió, pues, a la gente y luego se fue al cerro a orar”. Marcos 6,46. La vida nos envía un SOS perentorio: Silencio Oración, Soledad. Un buen llamado de alerta.