Oasis

Gonzalo Gallo

Columnista

Cuenta la historia que un ser muy bueno llegó a la eternidad y fue enviado por error al infierno.

  Pasado un buen tiempo Lucifer llegó furioso a las puertas del Paraíso para pedirle explicaciones a San Pedro:

– Esto es un sabotaje! Nunca imaginé que usted fuese capaz de una bajeza semejante.
  Sin saber el motivo de tanta furia, San Pedro preguntó, sorprendido, de qué se trataba.
– Usted mandó a ese sujeto al Infierno y él está haciendo un verdadero desastre allí.
  Escucha a las personas, las trata con amor y ya todo el mundo allá dialoga, se entiende y se abraza. ¡Uf, el Infierno parece el Paraíso!
  Pedro, no es justo, acá le traigo ese sujeto. Y San Pedro hizo caso y lo recibió sonriente en el cielo.

  Si eres amor, aunque vayas al Infierno por error, el mismo demonio te llevará de vuelta al paraíso. El cielo y el infierno van con uno.