Oasis

Gonzalo Gallo
Columnista

Un estudiante salió un día al campo con su profesor y al otro lado de un río vieron a un anciano labriego arando.
Había dejado sus viejos zapatos en la orilla y el inquieto joven dijo:
– Le haré una broma; escondo los zapatos y nos ocultamos para ver su cara cuando no los encuentre.
– No, le dijo el buen profesor. Nunca te diviertas a expensas de los pobres. Dale más bien una alegría a ese pobre hombre.

Coloca una moneda en cada zapato y luego nos ocultamos para ver cómo reacciona cuando las encuentre.
Eso hizo el muchacho y vieron como el anciano terminó sus tareas, y cruzó el terreno en busca de su calzado.   Deslizó el pie en sus zapatos, encontró las monedas y la miró pasmado y con una sonrisa en sus labios.

Entonces cayó de rodillas y en una plegaria de gratitud, habló de su esposa enferma y sus hijos con hambre.
El estudiante quedó profundamente afectado y con sus ojos llenos de lágrimas, dijo: He descubierto la inmensa alegría de dar.