Oasis

Gonzalo Gallo
Columnista

En pleno siglo XXI perduran realidades que muchos no entendemos como la existencia de reyes, príncipes, duques, etc.
El reinado de Isabel cumple 68 años en 2020 y a los 25 años, en 1952, asumió la corona sobre las ruinas de la Segunda Guerra Mundial.

Ese mismo año el último monarca de Egipto, Amahl Farouk: dijo: “Pronto solo quedarán cinco reyes: El de picas, el de corazones, el de tréboles, el de diamantes y el rey de Inglaterra”.
Me parece inaudito que aún se siga venerando a personas comunes y corrientes como seres de otro linaje y jerarquía.

Me parece más insólito aún que les mantengan sus grandes lujos y derroches con el dinero del pueblo.
Por eso admiro a Enrique y Meghan que tienen la libertad y el coraje de apartarse de esa “vida” como lo hizo hasta donde pudo la Princesa Diana.

Respeto a los que aceptan los reinados y abolengos, pero no entiendo cómo una mayoría solo los tolera y se los aguanta. ¡Es el pasado en presente!