Oasis

Gonzalo Gallo

Columnista

Baal Shem o Israel ben Eliécer (1700-1760) fue un sabio rabino cuyo influjo aun persiste.

  Lo irónico es que fue un innovador, pero sus seguidores en el hasidismo son super conservadores. 

  Acertadamente Baal Shem insistió en llegar a una comunión afectiva con Dios y de amor con todos.

  Lo importante era amar, no acumular conocimientos o saberse de memoria los textos sagrados.

  Los que se han acercado a este sabio saben que vivió el “devekut”: Unión constante y amorosa con Dios.

  Baal Shem es un maestro para todos cuando invita al amor sincero y a una oración del corazón, afectuosa y viva.

  Ser espiritual no es saber mucho, es amar mucho, es llevar a Dios en el corazón y también a los demás y al mismo universo. 

  Puedes estar en la luz sin leer un libro sagrado, sin saber nada de Jesús, Buda o Mahoma. Sólo cuenta el amor.