Mirador Cubano

Jhon Jairo Ramírez Alviz
Columnista

La imagen positiva de Pereira se ha proyectado mundialmente, con la realización del Preolímpico 2020 Sub 23. La excelente respuesta de miles de aficionados, con un buen comportamiento en las tribunas, ha recorrido, a través de la pantalla chica y los micrófonos radiales, los espacios deportivos internacionales. Pereira le ha cumplido al país y ratifica porque fue elegida como subsede de este evento que apunta a la clasificación de los Olímpicos Tokio 2020.

Los diferentes encuentros, matizados por la alegría pereirana, deben servir de ruta al doctor Carlos Alberto Maya López, para proseguir con la campaña: MÁS respeto por las normas de convivencia y amor por la ciudad.

Los anuncios de la actual administración son halagadores; pero, además de los avances en la infraestructura física, se debe mirar hacia el futuro con la creación de la Secretaría de Cultura Ciudadana, la cual debe operar de la mano de las Secretarías de Educación, Cultura, Deportes y Recreación; adicionalmente, el apoyo de los gremios económicos, universidades públicas y privadas.

Este preolímpico nos deja buenas enseñanzas, por la paz, armonía y alegría demostrada por familias en el Estadio Hernán Ramírez Villegas; donde primó la amistad y la celebración de un buen espectáculo, en torno a un balón rodando sobre el césped.

La motivación debe continuar, extensiva a colegios públicos y privados, con una fuerte campaña de cultura ciudadana que impulse a nuestras gentes a concurrir en paz a nuestro monumental Estadio; teniendo en la cuenta que el fútbol es el mejor espectáculo del mundo; más ahora, cuando el equipo del alma milita en la categoría A del balompié colombiano.

El momento positivo debe ser aliciente para que las Autoridades, dupliquen medidas de seguridad en el control absoluto de las denominadas “barras bravas”; ya que por sana convivencia y el sentido de pertenencia, los auténticos pereiranos llevan la fraternidad en sus venas.

Las cifras son elocuentes y verídicas, el fútbol en todo su contexto como espectáculo, reactiva la economía y es fuente segura de generación de empleos.