Manejo de las emociones

*Carolina Meléndez Merchán
Columnista

“El manejo emocional comprende una serie de herramientas que debe tener una persona a la hora de poder controlar y sobre todo canalizar sus emociones. La capacidad en algunos casos es innata. Hay personas que naturalmente pueden hacer uso de técnicas básicas pero efectivas que ayudan a canalizar lo que sienten y a utilizar las mejores palabras para expresar lo que les ocurre.

Pero normalmente no es posible usar las palabras adecuadas y caemos en enormes frustraciones que van, desde explotar emocionalmente con la persona inadecuada, hasta callar lo que sentimos y transformarlo en enfermedad mental (ansiedad, depresión, entre otras) o peor aún, la enfermedad física debido al enorme impacto que significa para el cuerpo callar lo que siente”.

Cuando un evento personal grave como podrían ser el luto, divorcio, jubilación, por nombrar algunos, afectan al ser humano, es una situación crítica en la vida personal que crea reacciones emocionales intensas y pueden interferir con la capacidad de cada ser humano en su funcionamiento comportamental y emotivo, sea en el momento del evento crítico o después de este. Este hecho resulta igual como cuando ocurre un evento crítico en la colectividad, tal como lo estamos viviendo con la Covid-19. Para avanzar en la fase de superación del evento crítico, aquí algunas recomendaciones:

• Saber reconocer las propias reacciones emocionales y las dificultades que se pueden tener. No negando los propios sentimientos.  Recuerde que es normal y que todos pueden tener reacciones emocionales debido a un evento tan inesperado y trágico como el que estamos viviendo.

• Recuerde que no está solo, vive en un sistema (red familiar, amigos, vecinos, profesionales, entre otros) que pueden soportarle emocional y psicológicamente (con profesionales).

• Hablar sobre el evento crítico ayuda a liberar la tensión emocional.

• Respetar las reacciones emocionales propias y las de los demás, incluso cuando son completamente diferentes y difíciles de entender desde el punto de vista de cada uno.

• Intente mantener contacto con las personas, incluso por canales virtuales.

• Restaure una rutina diaria, en lo posible similar a lo que ya mantenía.

• Busque ayuda de personas de confianza, posiblemente eligiendo quién le da una mayor sensación de familiaridad y seguridad.

• Tómese un tiempo de recuperación. Escuche las propias necesidades y aléjese del evento o actividades relacionadas (dormir, descansar, pensar, llorar, estar con sus seres queridos, entre otras).

• Acceda, cuando sea posible, al apoyo psicológico destinado a reelaborar las reacciones traumáticas después del evento.
*Universidad Cooperativa de Colombia

Deja un comentario