Lo que hemos advertido tanto…

Julián Cárdenas Correa
Columnista

Alvaro Gómez Hurtado fue quizás el único político conservador al que admiré y que me pareció siempre un hombre coherente, de verdad, como dicen muchos políticos de derecha, un faro de virtud y moral. En eso, insisto, coincido. Lo que no me parece es que en este país con el nivel de homicidios e impunidad que tenemos, se “relance” cada cierto tiempo una especie de cruzada para esclarecer ese crimen, lo que sea que ello implique.

Con más del 90% de impunidad, basta con que en privado el Presidente de la República le pida el favor al nuevo Fiscal General, pero como el show es necesario, se pide ante las cámaras de televisión, insisto, como si eso fuera un menester nacional que nos identifique.
¿Se debe aclarar el crimen? Obvio, sí. ¿Es relevante para el destino del país? Cada quien responderá a eso.

Volver y volver sobre el pasado es lo que no nos permite avanzar. Y hablando de avanzar empezamos a ver en otras latitudes que algunos políticos ya van hablando de temas que en esta modesta columna hemos señalado como tendencias sobre las que tenemos que reaccionar.
Aunque absoluto desconocido, Zoltan Istvan, es un candidato a la presidencia de los Estados Unidos y su partido es el Transhumanista. Ya se ha mencionado en este espacio sobre el transhumanismo e incluso el posthumanismo. Como aquí vivimos rasgándonos las vestiduras por temas del pasado casi la mayor parte del tiempo, seguramente ni sabemos qué son los unos y los otros.

Los transhumanistas aceptan, buscan y propenden porque el cuerpo humano pueda ser transformado, mejorado, con tecnología; en pro de mejorar nuestras capacidades humanas, tanto físicas como intelectuales.
El candidato que no pasará en estas elecciones, de ser una anécdota en la carrera hacia la Casa Blanca, no deja de llamar la atención acerca de los temas que muy pronto serán temas relevantes para la humanidad: Además de transhumanismo, cuidado del medio ambiente y renta básica universal, entre otros. De algunos se escucha hablar en nuestro país, pero poco se hace con foco, con identidad nacional.

¿Cuáles temas preocuparán por ejemplo en las elecciones de 2026 en Colombia? Es posible que en 6 años, el que le suceda al sucesor de Iván Duque, si es de derecha pedirá que se esclarezca el crimen de Alvaro Gómez Hurtado, de nuevo; pero también estaremos hablando de desplazamiento, de líderes sociales, de desempleo, de si dictar o no historia en los colegios, de si sociología o sicología como carreras para mujeres; de si aprobar o no un estatuto de verdad anticorrupción, de si las hectáreas de coca suben o bajan, de si aumentan o no las bandas criminales y los grupos al margen de la ley… Y si es de izquierda o centro el sucesor del sucesor de Duque, hablará de lo mismo, pero cambiará el crimen de Gómez Hurtado, por el de alguno más afín a su ideología, pero el resto de temas serán los mismos, muchos de ellos, del pasado.
Es mejor decirle adiós al barco del futuro… parece que ya zarpó.