Las cifras de Pereira cómo vamos

Fabio Castaño Molina
Columnista

Esa es la pregunta que muchos nos hacemos, y en especial las autoridades locales y los gremios como la Cámara de Comercio, la academia y la industria, pues todos velan por un mismo objetivo: y es que esta bella urbe con una posición geoestratégicamente privilegiada, esté en los mejores ranking de competitividad y por ende de calidad de vida en el concierto nacional.

La más reciente respuesta a esta inquietud, que debe ser permanente, la dio precisamente la Red de Ciudades Cómo Vamos que reúne a 20 iniciativas en 40 municipios colombianos que incluyen 15 ciudades capitales, entre ellas Pereira. El balance del total del año anterior, lo entregó el pasado martes la Coordinadora General de la Red en la ciudad, Carolina Martínez Villa, quien desglosó ante un nutrido auditorio de la Cámara de Comercio, los detalles que hacen parte de este análisis mediante el cual se hace seguimiento a la calidad de vida de los pereiranos a través de indicadores técnicos, de percepción y el fortalecimiento de la participación ciudadana, gracias además, a la alianza y apoyo de 11 instituciones socias con asiento en el municipio.

Bien interesantes, como siempre, los datos arrojados por esta encuesta que deben ser analizados con mucho interés por parte del nuevo alcalde electo Carlos Maya, pues se convierten en un insumo clave para la planeación de sus políticas públicas. La ciudad sale muy buen librada en sus indicadores de empleo, educación y cobertura de servicios públicos, pero se raja en campos como el de la salud, la cultura y el trabajo infantil cuyo indicador muestra como con un 4.6 por ciento, la Pereira se convierte en la segunda ciudad del país con la tasa más alta con este fenómeno.

El índice de desigualdad y pobreza en Pereira y su Área Metropolitana para el año 2018 se ubicó en el 14.9 por ciento por debajo del promedio nacional en 12.4 puntos. La satisfacción con los servicios de Salud se ha reducido ostensiblemente durante los últimos años al pasar de un 56% en 2014, a un 38.5% en el 2018.

En materia de movilidad se notan grandes esfuerzos por parte de la población de hacer cada vez más uso de transportes alternativos como la bicicleta, muy a pesar de que el parque automotor creció un 22.4 por ciento entre el 2015 y el 2018. El año anterior la tasa por cada mil habitantes fue de 358 vehículos, es decir cerca de cuatro automotores particulares por cada diez habitantes. En el campo de la cultura en el 2018 la satisfacción de la ciudadanía con la oferta cultural bajó a un 58 por ciento, se si tiene en cuenta que en el 2017, había sido de un 66 por ciento.

Me quedo muy corto de espacio para compartirles todo el detalle de este informe que puede ser digerido en su totalidad a través de la web www.pereiracomovamos.org, pero sin duda que es una valiosa herramienta para medir la temperatura social y económica a la ciudad. Vale la pena que nos preguntemos en esta época navideña de reflexión profunda, cómo vamos con nuestro compromiso de seguir consolidando a Pereira como uno de los mejores vivideros del país. La ciudad nos da, ¿pero que le estamos dando nosotros a ella?