La vida en tiempos del coronavirus

*Rodrigo Tabares Ruiz
Columnista

Todos coincidimos en que la vida no es igual y no lo será después de la pandemia del coronavirus. La presencia del virus cambió la manera en que trabajamos, nos relacionamos, estudiamos y nos divertimos. De llevar una vida laboral, social, familiar, escolar y universitaria activa, pasamos a resguardarnos en nuestras casas.

Las diversas pandemias que han golpeado a la humanidad a través de la historia han ocasionado cambios en los ámbitos sociales, políticos, económicos, culturales, entre otros. Por ejemplo, la peste negra que azotó principalmente a Europa a mediados del siglo XIV, sumada a las contradicciones del sistema, se tradujo en un cambio social que debilitó el feudalismo y a su vez generó las condiciones para que surgiera el Renacimiento.

Esta situación ha llevado a la humanidad a replantear muchas de sus costumbres y hábitos. El covid-19 nos ha obligado a utilizar nuevas herramientas y formas de trabajar, como el teletrabajo o trabajo con acceso remoto, a realizar todas nuestras reuniones por videoconferencia y a estudiar en ambientes virtuales de aprendizaje.

Aunque el teletrabajo se ha convertido en una alternativa muy importante para las empresas del país, donde hay trabajadores con buena conectividad, es importante precisar que, dado el alto índice de informalidad en Colombia, que según el DANE se ubica en el 48%, para estos sectores no es una opción, porque son personas que viven del sagrado rebusque y tienen que salir a la calle para conseguir su sustento y el de su familia.

De otra parte, en el sector educativo el panorama no es muy alentador. Un análisis del Laboratorio de Economía de la Educación (LEE) de la Universidad Javeriana concluyó que el 96 % de municipios del país no están en condiciones de implementar clases virtuales en colegios oficiales, lo que desnudó la brecha digital en nuestro país.

En cuanto a la educación universitaria, la situación es relativamente mejor, pues de las 300 Instituciones de Educación Superior, solo 82 tienen dificultades para realizar clases de manera virtual. De ahí que el MEN haya presentado recientemente la estrategia Plan Padrino IES, con la participación activa de la Universidad Cooperativa de Colombia, a fin de que entre las Universidades se comparta el conocimiento en el uso pedagógico y tecnológico de las TIC.

Finalmente, espero que de esta situación salgamos más conscientes de que tenemos que encontrar también “una vacuna” contra la concentración de la riqueza el calentamiento global, el hambre y analfabetismo digital.
*Universidad Cooperativa de Colombia