La importancia de la agricultura

Ramiro Tabares Idárraga
Columnista

Cuando se estudia el devenir histórico de la humanidad, se coincide que uno de los pasos vitales hacia la civilización fue el sedentarismo, y este tiene lugar cuando esas comunidades de temprano desarrollo se asentaron, dejaron de ser recolectoras y comenzaron a practicar la agricultura, la domesticación de animales y las artes cobraron gran importancia. Este preámbulo sirve para demostrar cómo la sociedad tiene en la agricultura un soporte importante, aun en tiempos de crisis.

La ruralidad y el matriarcado es una constante en la línea del tiempo de los pueblos. La formación de grupos de mercaderes sobre puertos, donde hay intercambio de bienes y servicios es más reciente. Solo en los albores del capitalismo, con la fuerza de la revolución industrial y las teorías mercantilistas es cuando la ciudad es centro articulador de los sectores económicos y se da la transición a los estados modernos del siglo XVII, y más tarde a los imperios colonizadores para derivar a partir del silgo XX en las potencias capitalistas que todos conocemos.

A pesar que la economía de mercado impuso unas leyes muy visibles, siguió dependiendo de la agricultura y afines para su subsistencia. La conquista del espacio, el uso de tecnologías nunca imaginadas y las variaciones del mercado no fueron suficientes para lograr autosuficiencia. Las facultades de derecho, administración y negocios multiplican las de agronomía, ingeniería forestal, ingeniería agroindustrial y en general las conocidas como ciencias de la tierra. ¿No es hora de hacer transición hacia programas que aseguren la soberanía alimentaria?

La ciudad sobrevive de lo producido en el campo decía el viejo anatema de radio Sutatenza en la década de los cuarenta. El panorama no ha cambiado. Hoy dentro de la emergencia económica decretada por el gobierno nacional debe darse impulso al agro con subsidios, precios de sustentación, líneas claras de comercialización y sobre todo con alivios tributarios. Líneas de crédito condonables y sobre todo asistencia técnica para hacer del campo un sector rentable y sustentable. Como en los tiempos de las hambrunas de la Europa del medioevo es la agricultura y las buenas costumbres la tabla de salvación para la población mas vulnerable.
Libro recomendado de la semana “El próximo escenario global” de kenichi Ohmae, obra vital para entender los desafíos y oportunidades de un mundo sin fronteras.