la historia es un producto inacabado

Ramiro Tabares Idárraga
Columnista

Esta fue una de las conclusiones del conversatorio de escritores quinchieños. Como el tema central del encuentro era la producción literaria de este municipio en cuanto a libros sobre su historia; se termino concluyendo que pese al valor de las libros, estudios y artículos publicados en poco más de cien años de historia; ninguno de los trabajos tiene el rango de historia extensa y más bien cada obra representa el sentir del autor en una época y momento determinado.

Para Alfredo Cardona Tobón, uno de los escritores más prolijos de la tierra de Guacuma, el valor de las obras publicadas está representado en fuentes como hechos, archivos, entrevistas y pruebas documentales practicadas en diversas ciudades de Colombia y España. Cada publicación es un aporte al desarrollo histórico, pero aún hay elementos y hechos por descubrir, dada la precariedad de las fuentes por la acción punitiva de los españoles al destruir valiosas piezas del patrimonio de los pueblos prehispánicos.

Israel Agudelo Castro, otro de los participantes y quien fuera gestor cultural en la década de los setenta y además autor de la primera monografía sobre Quinchía en 1975, coincide en la necesidad de volver a las fuentes primarias a fin de visibilizar las historia de los pueblos y rescatar sus elementos más valiosos a fin de dar identidad a esas comunidades perdidas en los anaqueles de la historia. Para este autor hay que revisar y actualizar algunos de los libros publicados ya que se quedaron cortos en el análisis de fuentes primarias.

Uno de los aportes del encuentro es la terminación del libro de Alfredo Cardona; una historia reciente de Quinchía, con nuevos elementos, hechos y personajes y donde los participantes pueden contribuir con la redacción de un capítulo del libro, de acuerdo a sus potencialidades. Sería un esfuerzo gigantesco ya que se está hablando de la historia extensa del municipio.

De ancestro caucano, tradición antioqueña, pero sobre todo con el valor y la riqueza de los pueblos aborígenes; Quinchía tiene la oportunidad de que sus mejores hijos reescriban su historia a fin que esta no muera; y por el contrario se reconozca que a 100 kms de Pereira hay un pueblo llamado Quinchía (Guacuma), más conocido como Villa de los Cerros o Perla del Norte; donde se viven tiempos de reconciliación porque han aprendido el prodigio de vivir como iguales en la diferencia.
*Gestor cultural/docente universitario.