La economía Colombiana y el Covid-19

Jesús Saldarriaga G.
Columnista

La economía, medida por indicadores, se mueve a partir de la confianza. Confiar en el sector financiero, en los consumidores, en los industriales, en los inversionistas, en los estados, y en general en todos los sistemas sociales que soportan las dinámicas socio económicos.

La economía mundial creció solamente 2,3% en 2019, el crecimiento más bajó de los últimos 10 años. Este bajo crecimiento lo explicó en gran medida el retroceso de la economía China que creció el 6,1%. Mientras el gigante asiático creció en el año 2010 al 10,3%, lleva una década con descensos sostenidos en el crecimiento del PIB. 2011: 9,2%, 2012:7,9%, 2013:7,7%, 2014: 7,4%, 2015:6,9%, 2016:6,7%, 2017:6,9% y 2018:6,6%. Que esperar para 2020 si venimos de la guerra comercial entre China y Estados Unidos desde el último año, luego china le suma el origen y control del Covid – 19, Arabia Saudita tira los precios del petróleo al piso al aumentar la producción a más de 11 millones de barriles por día, desde 9 millones que estaba produciendo en enero de 2020. Llo último, la declaratoria de pandemia y alerta sanitaria mundial por la expansión y contagio el covid-19 que hoy va en más de 163 países y que empezó a crecer en Colombia.

La Unión Europea que no se termina de recuperar de sus economías recesivas desde el 2008, solo creció al 1,4% en el año 2019. Hoy es la región más afectada por la pandemia. La economía movida fuertemente por el turismo, los negocios, los deportes, la cultura y la diversión, tiene actividades que requieren de permanente contacto entre las personas, sobre en un territorio con muchos países sin fronteras administrativas por estar bajo la sombrilla de la Comunidad Económica Europea. Esta figura que es una ventaja dentro de la dinámica socioeconómica deja de serlo para convertirse en una debilidad en estos momentos cuando se necesita detener o ralentizar la velocidad del contagio de las personas con el covid – 19.

China, Corea del Sur, Taiwán, Japón, que son países unitarios y que tienen en común una cultura de la obediencia al estado, han logrado detener o bajar de manera importante la velocidad del contagio del virus. En Europa es donde más crece el contagio, y en América apenas empezó a crecer en la presente semana. Incluso muchos países y muchos lideres y actores del desarrollo, estuvieron incrédulos hasta la semana pasada, viendo el fenómeno en Europa crecer y Asía con la economía frenada, pero controlando el contagio.

Pienso que no es el momento para recriminaciones en Colombia, pero si para llamar la atención a los líderes nacionales y regionales y a la gente de todos los niveles y de todos los rincones del país. Es menos costoso tomar medidas más estrictas en este momento que solo tenemos 150 contagios en todo el territorio nacional, que dejarlo avanzar hacia los pronósticos que tiene el decreto nacional 417 del 17 de marzo de 2020. Este establece la emergencia económica y social, pronosticando que Colombia llegará a 3.989.853 personas contagiadas, de casi 50 millones que somos en total. El 8% de los colombianos se contagiarán con el Covid 19. De este total, el 81,5% serán casos leves, el 4,7% (187.523), serán casos críticos, y 13,8% (550.600), serán casos severos.

Esos casos críticos y severos estarán necesitando atención hospitalaria, de urgencia, respiradores, habitaciones y camas de hospital. La preocupación es si ¿la red hospitalaria tiene la capacidad de respuesta? y sabemos que no. Aquí es donde se hace necesaria la articulación de todos los niveles de gobierno y la obediencia de los ciudadanos.

Los empresarios colombianos (y del mundo), tienen un alto grado de incertidumbre y por ello, desde los diferentes niveles de gobierno y de la sociedad en general se debería bajar los egos y trabajar todos a uno, para lograr ganar esta batalla. Hay recursos privados como laboratorios para las pruebas que no se están utilizando, pues el gobierno tiene centralizado dicho proceso en los laboratorios del Instituto Nacional de Salud. El número de pruebas realizadas en el menor tiempo posible, sumado al confinamiento de las personas contagiadas, son los dos elementos clave de éxito que le ayudó a Corea del Sur a controlar el contagio. Financiar estos dos elementos podrá verse muy costosos para nuestro país, pero por mucho que lo sea, es más barato que afrontar una recesión económica y un empobrecimiento rápido de los colombianos. ¡léanse el comunicado que Avianca emitió esta semana, parando toda la operación internacional y disminuyendo en el 84% la operación nacional!