Inversión en ciencia, tecnología e innovación y la pandemia

Jesús Saldarriaga Gaviria
Columnista

El desarrollo y la permanecía del ser humano en la tierra, siempre ha estado marcado por el desarrollo científico, tecnológico y la innovación. El mundo se ha desarrollado más o menos, en la medida que ha invertido en el desarrollo de las ciencias y la aplicación de los avances en la solución de problemas, necesidades y oportunidades, a través de la innovación y el desarrollo tecnológico.

Más de dos mil años de nuestra era (D.C), con avances y retrocesos, con desarrollo tecnológico desigual en las diferentes regiones del mundo y en los diferentes países. Sin embargo, veníamos con una sobrada autosuficiencia, que nos generaba tranquilidad (en general), de que los avances de las ciencias, nos mantendría a salvo como seres humanos, como sociedad y trabajando por concientizarnos para mitigar el calentamiento global; hasta que apareció el “Coronavirus” (Covid19).

Incluso su aparición el año anterior en el continente asiático, específicamente en la ciudad de Wuhan, provincia de Hubei en China, no generó muchas alertas en China, ni ese continente y mucho menos en el mundo occidental (Europa y América). Desde el occidente creímos que el CoV2, era una de las acostumbradas gripas que suelen aparecer en Asia a finales e inicio del año chino, como lo han sido la gripe aviar, H1N1, SARS, y otros tantos de Coronavirus, pero que no tuvieron el alto índice de contagio del Covid19 (tipo de Coronavirus) que tiene en pánico a todos los seres humanos del planeta.

Reconociendo el gran aporte de China como el país cero donde se originó la epidemia por el Covid19; Corea, Taiwán, Japón y Vietnam, que han logrado hacerle frente con éxito a la pandemia; se debe hacer un fuerte llamado de atención a muchos países de la Unión Europea, Estados Unidos y unos cuantos más en América Latina (México), por no actuar a tiempo y dejar perder la ventana de oportunidad, donde se logra aplanar la curva de crecimiento del contagio.

El éxito de los países asiáticos mencionados, es en gran parte explicado por decisiones informadas y soportadas en desarrollos científicos, tecnológicos e innovación. Hoy los países que han invertido grandes recursos en el desarrollo de las industrias 4.0, que han llevado sus ciudadanos más cerca hacia la cuarta revolución industrial, son los que están afrontando la pandemia con mayor éxito.

Pero no es suficiente la investigación dura con las ciencias exactas, también la cultura y el desarrollo social está teniendo un peso importante en los logros obtenidos para combatir el virus. Ejemplo de ello, nuevamente son las sociedades de los países asiáticos. Son culturas disciplinadas, obedientes (por compasión hacia los otros seres humanos), y cumplidores de las normas que dictan dichos estados. Esto también es parte de procesos de desarrollo científico y de innovación social.

Los expertos han escrito sobre la enfermedad de Covid-19, producida por el virus SARSCoV2, que es una zoonosis, es decir una infección transmitida por el virus de un animal silvestre (murciélago), a un intermediario (pangolín) y de ahí al humano a través del mercado de Wuhan, ciudad de más de 11 millones de habitantes. A China le toco sola hacer la investigación y los primeros hallazgos, caracterizando el virus. Mientras tanto, en occidente seguíamos en los carnavales de inicio de año. El festival de Venecia, las cumbres mundiales y las guerras de precios del petróleo (echando más leña al candil).

A pesar de todas las inversiones que se han realizado en ciencia, tecnología e innovación (CTI) en el mundo, especialmente en los países más desarrollados, el Covid19, desnudó la realidad y fragilidad en la falta de focalización de las inversiones hacia el sector y los sistemas de salud, y de muchas otras áreas como las ciencias sociales en el mundo.

Recordemos como el presidente Trump desmontó el programa de salud “Obama Care”, y países como Italia, que no invierten tantos recursos en CTI como porcentaje del PIB (1,2%), los sectores beneficiados son otros diferentes al sector salud (automotriz, maquinas, moda). Colombia invierte anualmente, menos del 0,8% del PIB en CTI. Con el agravante que el gobierno anterior le quitó 1,5 billones de pesos al Fondo de CTI del sistema General de Regalías, para llevarlos a la infraestructura vial.

Juzguemos por la alta correlación que tiene el control del contagio del Covid-19 y la inversión como porcentaje del PIB que hacen los países en CTI. El campeón es Corea del Sur con 4,6%, Japón 3,6%, Alemania 3%, Estados Unidos 2,79% (quizás sea la excepción) y China con el 2%. España con 1,2% y Reino Unido con 1,6%, más Italia, son los países del mundo desarrollado, con las menores inversiones en CTI como porcentaje del PIB de sus economías.