En acción el año 2020

Alexánder Ríos Arboleda
Columnista

Arranca el año 2020 y como un automóvil que inicia su marcha, se empieza a recorrer los primeros tramos siempre con la esperanza que sea mejor que el trasegado en el 2019. Se han visto en estos primeros días la posesión de todos los mandatarios, algunos en actos públicos llenando plazas, otros en zonas marginadas, en coliseos y recintos de todo tipo.

En Risaralda, el gobernador inicia su mandato con una noticia explosiva como es la vigilancia especial por parte de la Superintendencia Nacional de Salud al Hospital Universitario San Jorge. El deterioro administrativo que se ahondo en el tiempo, llevaron a éste ente rector de la salud a poner cartas en el asunto. Cuentas financieras por aclarar, mala selección de personal, procedimientos básicos de atención a los pacientes sin el rigor de las normas y otras más, llevaron a que el San Jorge quede en ésta vigilancia especial, en un lapso de tiempo en el cual se deberá protocolizar mejoras y aferrarse a un plan de mejoramiento que convenzan a la Superintendencia del re-direccionamiento administrativo que exige la institución.

La gerencia deberá recaer en un nombre de mucha respetabilidad profesional. La Junta Directiva tendrá que emplearse a fondo para saber seleccionar éste nombre. Si bien el nuevo gobernador llegó con un apoyo electoral de varios directorios políticos, esta variable de entregar las instituciones a una de las casas políticas no debe existir y menos en la situación del San Jorge. Es la sensatez y la objetividad a la que lleve al gobernador y la Junta Directiva a buscar ese gerente e igualmente rodearlo de un equipo de confianza en los cargos de segundo nivel, lejos de la politiquería para que no entorpezcan la marcha de la cabeza.

Otro problema que debe resolver el nuevo gobernador, es la selección del director de la Corporación Autónoma Regional de Risaralda – CARDER. La interinidad del cargo se ha dado por las falencias en el procedimiento de la escogencia ante el deterioro paulatino en esta designación desde las revocatorias en la designación de Juan Manuel Álvarez y Leandro Jaramillo. Es la Junta Directiva y sus asesores jurídicos los que deberán corregir cada paso que den para lograr que el concurso de méritos no este plagado de tutelas, recusaciones, derechos de petición y acciones judiciales.

El número mágico en estas dos instituciones es el 6, para el San Jorge es el tiempo en meses que ha dado la Superintendencia Nacional de Salud para corregir el camino, de lo contrario se pasaría a acciones más drásticas. Para la CARDER es el plazo en meses que da el gobernador para ver si nombra director o sino propiciará una intervención del gobierno nacional.

P.D. Vuelve y juega Bojayá, arrinconada por la delincuencia de la minería ilegal y el narcotráfico. La presencia militar se redobló a petición de la comunidad y así seguiremos en muchos sitios del pacifico colombiano con un negocio lucrativo que nos está consumiendo.