Empacando maletas

Alexánder Ríos Arboleda
Columnista

Con una declaración destemplada del concejal Óscar Mauricio Toro (excandidato a la Alcaldía de Dosquebradas), cuestiona el funcionamiento del Área Metropolitana Centro Occidente AMCO, como sabemos la conforman los municipios de Pereira, Dosquebradas y La Virginia. Donde descalifica el papel orientador de la planificación de la conurbación que la integra y minimiza la función de rector del transporte metropolitano. A esta crítica y como un acto de rabia, expresó que abanderaría el retiro de Dosquebradas del AMCO y condenaba el hecho que a Dosquebradas se le considerara el patio trasero de Pereira. Todo esto se originó por que según el señor Toro, no se ha resuelto desde hace varios años la movilidad del estudiantado universitario que se dirige a la Universidad Tecnológica de Pereira, así como un trato especial tarifario para el adulto mayor y discapacitado.

Estos reclamos válidos, no pueden ser objeto de discursos amenazantes y de vías de hecho como el de ir a las calles a recoger firmas para promover la salida de Dosquebradas del AMCO. Hoy el país requiere debates amplios de sus dirigentes y funcionarios para darle solución a problemáticas como las denunciadas. ¿Será que el Concejo de Dosquebradas no tiene la estatura gerencial para invitar a la Junta Directiva del AMCO, al gerente de la entidad, a los diputados y los congresistas para explorar la salida a una vieja aspiración para los sectores poblacionales que se beneficiarían de las medidas que se adopten?

El AMCO no es solo tránsito metropolitano, existe hoy por ejemplo una línea de desarrollo como es el catastro metropolitano, que permitirá tener actualizada la base de datos predial de los 3 municipios y así trabajar en procesos de mejoras en planificación urbana y de servicios, optimizando el recaudo del impuesto predial para que las alcaldías puedan contar con los recursos y así cristalizar parte de sus planes de desarrollo.

Se le debe recordar al concejal Toro, que el Megacable solucionaría el viejo anhelo de comunicar a Dosquebradas con la Universidad Tecnológica mediante el sistema de transporte masivo Megabús, que como sabemos desde los barrios el pasajero toma las rutas alimentadoras, luego los biarticulados y finalmente el cable a la UTP.

Mientras estamos construyendo la Región Administrativa y de Planificación del Eje Cafetero, para consolidar un cuerpo fuerte entre los departamentos de Caldas, Quindío y Risaralda y así crecer en proyectos conjuntos como los Juegos Nacionales del año 2.023. No puede ser que nuestros paisanos concejales risaraldenses de Dosquebradas, quieran usar el camino de la disociación para elevar egos y no buscar el moderno instrumento de la concertación para solucionar los problemas.

P.D. La maratónica elección del director de la Corporación Autónoma Regional del Risaralda, vuelve a escribir otro capítulo. Con el intento fallido de la Asamblea General convocada para escogerlo, no sin antes resolver varias recusaciones y sin la presencia del procurador general de la nación. Se reprograma para el mes de marzo este nuevo intento, ¿Logrará la presencia de Fernando Carrillo así sea vía Skype, romper el hechizo de tres años para lograr la elección de gerente en propiedad?