El sacudón del CD

Alvaro Rodríguez H.
Columnista

Por fin, parece, los congresistas Alejandro Corrales – 30.830-y Gabriel Jaime Vallejo -23.698 votos-, deciden colocar pie en el acelerador y entender que su profesión es la de políticos de carrera. No con intermitencias.

Que son representantes de las comunidades del Risaralda, a la que se deben en las urnas en ese milagro electoral pasado.

Lo hecho en Bogotá, al reunir una buena porción de funcionarios del gobierno en la Casa de Nariño, liderados por el presidente Duque, es un buen ejemplo. Diálogo de necesitados. Directo. Con las regiones y sus protagonistas. Destapa el dique. Corre el tapón de esa relación de doble vía que no se da. Que es invisible.

No pueden ser una sombra siniestra que asusta o causa pánico cuando en el Congreso su tarea es de trabajo, responsable y disciplinado. Que restan.
Así sea una estrategia surgida de responder, de tomarle el pulso a varios departamentos y alcaldías capitales. El sentido de gobernar y de estar en sintonía con el ciudadano. Presencia. La que parece no tiene Duque y se ve como un mandatario distante que trabaja mucho y poco le rinde.

Lo de FONTUR empujando, es bueno. La rendición de cuentas en los municipios que hacen, es notorio. Conversación Municipal. Acompañando otras tareas, elevan el nivel de políticos que gestionan. Que se les ve. Que no son invisibles ante esa realidad de un partido que no se reúne frente las responsabilidades que tienen y que no han entendido.

Eso ha hecho que los congresistas del CD y su partido en Risaralda, parecen escondidos en una burbuja triunfalista que semeja una bicicleta estática. Que no avanza y mucho menos que les rinde.
Es tiempo de prender motores. Se les hace tarde. Hasta el punto que hoy se habla de perder espacios en la esfera política local. En ese limitado espectro. Cuando otros avanzan en esa ronda fatídica del voto que castiga.

Maniatado de las urgencias que están en el radar. Cargado de alertas rojas.
Bueno. En ese encuentro estaban invitados todos los congresistas del Risaralda. Unos, los que casi no van a nada, reafirmando esa falta de compromiso. Estuvo el senador del partido conservador, Juan Samy Merheg. Nadie del liberalismo. Ausente Rivera, el conservador.
La bancada del Risaralda del CD, fue. Hizo presencia. Se hicieron notar: Risaralda tiene proyectos en curso con un valor que supera una buena cantidad de recursos. Se siente el sacudón del CD. De sus congresistas: falta el retoque en su estructura en Risaralda antes que se partan màs.