Diferencias entre conocimiento, crecimiento y desarrollo

*Carlos Julio Restrepo Velásquez
Columnista

Tres fuentes de información coinciden en afirmar que la educación fortalece la economía de las naciones: el informe del Banco Interamericano de Desarrollo 2018; el informe del Foro Económico Mundial 2018 sobre el futuro del empleo; y el informe del Consejo Privado de Competitividad Colombia 2018. Pero las noticias parecen contradecir esta afirmación, cuando advierten que la inestabilidad económica mundial, causada por la guerra comercial entre China y Estados Unidos, la automatización de la industria, la fragilidad de la Unión Europea, entre otras, está generando desempleo masivo. Algo no coincide.

No es lo mismo empleo que trabajo, como tampoco, entender que comprender, ni opinar que argumentar. Lo que en algunos países es un rol de liderazgo innovador para implementar la cuarta revolución, en otros es un puesto de trabajo en una línea de ensamble y en otros alguna fuente de ingreso para la supervivencia. Existen formas políticamente correctas de no decir las cosas por su nombre, como el recién inventado adefesio: posverdad. Dorar la píldora, dicho en lengua local. Es preciso aplicar sentido crítico a los informes para leer y comprender lo que no dicen de forma expresa.

Martin Heidegger el filósofo de Ser y Tiempo, dejó claro que la calidad del conocimiento se aprecia en el lenguaje, por eso en la perspectiva educativa el ser se analiza en función de su actitud, porque la actitud delata la condición del ser. ¿Cuál es su actitud ante la crisis? Quienes toman las decisiones políticas más importantes hoy, no generaron conocimiento crítico para diferenciar entre crecimiento y desarrollo, por eso son esclavos del crecimiento de las cifras de un año a otro. No saben que son neopositivistas.

No es lo mismo crecimiento que desarrollo; de hecho, crecimiento no implica desarrollo. La educación que puede generar desarrollo antes que crecimiento, debe ser de orden crítico. La pregunta es inevitable: ¿está centrada, nuestra educación en un sentido crítico de la realidad? ¿enseñamos autonomía de pensamiento, obra y omisión? ¿conquistan nuestros alumnos la emancipación frente a los medios masivos de unificación de opiniones?

Equilibrio es un balanceo permanente entre: determinación y espera; conservar y liberar; la educación que fortalece la economía de las naciones es la que se da en función del sano equilibrio de las diferencias; no de su homogenización. El modelo económico expansionista y extractivo colapsó y no podemos verlo porque estamos dentro de él y sin sentido crítico.
*Subdirector de Gestión de Conocimiento, Universidad Cooperativa de Colombia