De tú a tú

Henry Carvajal Castro
Columnista

240 mil millones de pesos reposan en el banco, del dueño de los bancos, redundante producto económico de la concesión más boba del mundo, que nosotros, financiando el desarrollo vial del Valle, que ya sobrepasó la inversión, le rinde pingües ganancias y no le retribuye nada a Pereira, en medio del silencio de la cosa oficial que preocupa.

Pregunto ¿cuál es el impacto que ha tenido el millonario Peaje de Cerritos, en el desarrollo vial y el aporte a la movilidad en el sector y la ciudad? La respuesta es: ha beneficiado más al departamento del Valle, Cartago-La Victoria, que al mismo Pereira, banco oficial de toda la inversión que demanda el sostenimiento de esa doble calzada.

Ante este flagrante hecho: ¿Por qué el silencio, indiferencia, desconocimiento de Risaralda y Pereira y sus autoridades en torno a esta delicada y abusiva situación? ¿Cuál es el factor que inhibe para reclamar y exigir la entrega de esos cuantiosos recursos o la iniciación de un proceso valido desde cualquier punto de vista, de un peaje levantado en zona urbana, para empezar, que sigue activo por el desconocimiento o un yo paso”o lo peor, un yo cómo voy…

Es válido proponer ahora que se habla de empeñar a Pereira y que casi estamos de tumbis-tumbis de esa millonaria cifra y no hay con quién, ni cómo, defenderla de tanto atropello, que la caseta del peaje se reubique entre Cartago y La Victoria, mejor dicho, el brinco del Valle, seria de aquí a Pekín, lo que no hicimos nosotros por falta de visión, determinacion y compromiso con la ciudad.

¿No hay pues quién, cómo, cuándo, exija la entrega de esos doscientos cuarenta mil millones, más el recaudo diario, dinero que serviría para la construcción de intersecciones, deprimidos, elevados, glorietas en la 30 de Agosto y vías terciarias que aceleren el desarrollo al interior de las ciudades, sus corregimientos y hasta la región Eje?

Congresistas no tenemos. Los Diputados y Concejales, son hasta ahora la voz del silencio y la resignación a nivel de ciudad y sus entes, es total y el único que habla, reclama, exige y demanda es el gobernador Víctor Manuel Tamayo. No solo triste sino preocupante el panorama: que una concesión que en nada nos beneficia, nos siga explotando a destajo, pero qué hacemos… con dirigentes apenas de tercera.
¿Por qué Pereira paga pero no tiene Autopista del Café tramo Boston-Punto 30?