De la transformación social y carreras tradicionales

Augusto Mejía
Columnista

Como en Colombia solemos hacer tempestades en un vaso de agua, como las refriegas entre los del SÍ y los del NO; o entre la guerra y la paz, las recientes afirmaciones hechas por la vicepresidenta Martha Lucía Ramírez de que “tenemos demasiadas psicólogas y sociólogas” y las declaraciones hechas por presidente de la ANDI, Bruce Mac Master a Yamid Amat para El Tiempo del domingo 23 de febrero de 2020, tal vez ayuden a volverlos a sus cauces normales. Ante la pregunta de Yamid, de cuáles son las profesiones más recomendables para los jóvenes estudiantes de hoy, Bruce Mac Master responde en escorzo: 1) Tenemos que preparar a la gente en las cosas que se están necesitando, sino Colombia se va a quedar atrás, y no vamos a lograr ser competitivos.

Tenemos que pensar en el desarrollo integral de los jóvenes, ofreciéndoles oportunidades de empleo. 2) Existen tres grandes capítulos en donde se está necesitando más gente: a) Temas digitales y tecnológicos. b) Temas que tienen relación con sostenibilidad, agro, biología y diversidad. c) Y temas relacionados con el cuidado de los seres humanos; carreras, estas últimas, en las cuales nunca seremos reemplazados por la tecnología. Agregó Bruce Mac Master que según la OIT, el mayor crecimiento en carreras en este instante tiene que ver con el cuidado de los seres humanos, y ahí encajan los terapeutas, psicólogos y psiquiatras, maestros. Mientras tanto, dos periodistas chilenos, Andrés Velasco y Luis Felipe Céspedes, se preguntan si “Marx tenía razón”, y profundizan en las causas de la ola de malestar que se deja sentir en buena parte del mundo (El Tiempo 19-01-2020), y responden con los economistas de la Universidad de Princeton, Oleg Itskhoki y Benjamin Moll: “A la larga, la redistribución debe prevalecer sobre la acumulación.

En este momento, el 1% tiene que aprender a vivir con menos ganancias y con una carga impositiva más alta”, y “los jóvenes que fueron a las universidades en los últimos 25 años -a menudo con matrículas de alto costo- terminaron recibiendo remuneraciones menores… El resultado ha sido una generación de mujeres y hombres jóvenes educados, endeudados y con frecuencia, airados”. De allí, tantas protestas racionales que unos pocos realizan con procedimientos irracionales. Continuará…
augustomejiag@gmail.com