De la ciencia ficción a la realidad

Alexánder Ríos Arboleda
Columnista

Cuando se leían los textos de Julio Verne recién se publicaban, sus seguidores no imaginaban que por ejemplo realmente el hombre fuera a pisar la luna algún día. Pasaron unas pocas décadas y se llegó a este satélite que acompaña a nuestro planeta. En otra saga del escritor Isaac Asimov y puntualmente en su libro Fundación, se expresa en su relato como llegó el tiempo en que el ser humano vivía en parcelas independientes y autosuficientes, rodeados de robots que le servían para todo tipo de oficio. La comunicación entre las personas se desarrollaba virtualmente y cuando se tenía deseos de compartir con otro humano, se acordaban las citas. Hoy se empieza a dar las primeras señales de lo que va a ocurrir con los terrícolas y las circunstancias que lo están rodeando.

El detonante actual es el covid 19, las calles desoladas de Wuhan y otras del gigante Chino dan el primer paso. Los colombianos que fueron rescatados de ese país, contaban claramente en comunicación por Skype, que solo salían de sus lugares de habitación a comprar algunos víveres y eso con la regulación de las autoridades. En Italia ya suspendieron jornadas de futbol de todas las categorías en la región de Lombardía y Véneto, por las mismas razones de prevención al contagio de la enfermedad.

La expansión de los teléfonos inteligentes por la masificación del servicio de internet, tiene a las personas envueltas varias horas diarias en ese mundo virtual, el entretenimiento con los juegos, las redes sociales, el contacto en línea con amigos y familiares, no dejan que las personas levanten la cabeza del celular.
Por lo tanto, estas tendencias tecnológicas y de salud, están llevando a que los individuos estén andando el camino que narra Asimov, la soledad como principal compañía ante la oferta de lo virtual y las amenazas de lo real. Hoy todo lo podemos transar por internet, pagar las cuentas por ese mismo medio, los servicios a domicilio tan de moda, le llevan todo tipo de cosas a la puerta de su casa. Es tan contundente la situación que ya se ven locales desocupados con avisos de se vende o se arrienda en Centros Comerciales o sitios estratégicos de todas las ciudades.

Este sacudón del virus desconocido, toca también las puertas de la economía y ya los países productores de petróleo claman disminuir la producción del líquido ante la caída de los precios internacionales. El precio del dólar también se elevó y las importaciones y exportaciones de bienes y servicios empiezan a tener distorsiones, ante variables reales de cambios, originados por decisiones gubernamentales en varios países, que busca evitar o controlar el contagio.

P.D. Sin sonrojarse la Justicia Especial para la Paz JEP, están empleando la terminología de la desmovilizada Farc, en donde al vil secuestro lo bautizaron retenciones. Las víctimas no han dejado pasar por alto esta descarada posición de la JEP y han salido a expresar a la opinión pública lo que fue estar encadenados, arrastrado y humillados en las selvas colombianas durante años, por los mantenidos del narcoterrorismo que hoy han sido acogidos por todos los colombianos, pero que no quieren reconocer sus delitos de lesa humanidad.