Cooperativismo y café

Gabriel Ángel Ardila
Columnista

Las cooperativas cafeteras históricamente son la mejor herramienta desde el punto de vista de mercadeo, para el pequeño y mediano agricultor. Garantizaron comprar la cosecha. Es privilegio, frente a otros sectores de producción agrícola en el país, puesto que aquellos dan al intermediario innecesario, oportunidad de quedarse con el esfuerzo de estos campesinos. Además, estas cooperativas han contado con el respaldo de la Federación N de C., lo cual les ha permitido su reconocimiento ante el mercado nacional e internacional, dice Enrique Valderrama Jaramillo, presidente ejecutivo de Fecolfín.

“Bien se sabe que las cafeteras no desarrollan actividades de ahorro y crédito y en ocasiones se soportan con las financieras. Pero en su gran mayoría acuden a la tradicional, con un banco que las apalancaba (Banco Cafetero y Concasa). Sin embargo, instamos a estas cooperativas a hacer la verdadera integración económica a través de nuestras cooperativas de ahorro y crédito, dada su solidez. Recuerden que en los últimos 21 años no ha habido un solo siniestro cooperativo que comprometiera los ahorros o aportes de asociados. Por eso reclamamos el reconocimiento como entidades serias y confiables”.

Dadas las condiciones de desigualdad del país comentadas por los organismos internacionales y hasta por Papa Francisco, si un asociado de cooperativa cafetera acude a una de ahorro y crédito está haciendo construir una sociedad más justa, pues el rédito de la operación que hace se viene para el sector de economía social distributiva y no para una persona particular u operador financiero, sino para toda la sociedad. Es decir: su operación puede hacerla o con la economía acumulativa, o con la economía social.

La federación, en desarrollo de su objeto social realiza foros en todo el país para los asociados, de forma totalmente gratuita. Así devuelve un poco sobre lo que pagan en cuotas de sostenimiento, a la organización. Tiene 3 acápites: la economía del país; el sistema de administración de riesgos y la ley de insolvencia.

El primero, sitúa en comportamiento de la economía en 2019 y las expectativas que depara el nuevo año. Con ello, las entidades quedan bien informadas, no solo sobre factores internos, sino sobre externalidades. Muestra que cualquier desajuste internacional o nacional que afecte a la economía, impactará a las cooperativas de ahorro y crédito: No estamos aislados.

El otro aspecto trascendente es el sistema de administración de riesgos. La superintendencia de cooperativas ha emitido resoluciones frente al riesgo de liquidez y lavado de activos o financiación de terrorismo. Próximamente, saldrá, el de cartera, crucial para estas instituciones. Con esto queremos que las cooperativas lo tomen propositivamente. Es una herramienta que ayuda a mejorar el manejo y la administración de la cartera que en 80% hace parte del activo de estas entidades.

Y por último, con ley de insolvencias las cooperativas de ahorro y crédito captan de corto plazo y colocan en mismo sentido, cuando una persona natural se declara insolvente, tiene posibilidad de negociar hasta por 5 años, lo cual crearía un descalce en la actividad de cartera. Se trata es de enseñar a cooperativistas a prevenir y en caso de ocurrencia, a tomar los pasos para amortiguar el impacto.

Deja un comentario