¡Cesó la horrible noche!

Víctor Zuluaga Gómez

Columnista

El enfermo se encontraba en cuidados intensivos desde hace algún tiempo, de acuerdo con los reportes que en su momento hicieron diferentes medios al respecto. Me refiero a la situación crítica del Hospital San Jorge de Pereira.

En abril del año pasado, RCN radio planteaba que en el Hospital había 140 personas de planta, mientras que 390 lo estaban por medio de prestación de servicios, vinculados por  empresas temporales.

En relación con la compra de medicamentos, de acuerdo con los datos de El Expreso en noviembre del año pasado, hubo compras entre los años 2016 al 2019 con unos sobrecostos  inimaginables y hubo 28 hallazgos con incidencia fiscal por  la escandalosa de la cifra.

El 7 de julio del 2019, Vigía Cívica da a conocer  la compra de bolsas plásticas por valor de 83 millones de pesos  y 60 días después otra compra por valor de 102 millones. La pregunta que se hacía Vigía cívica era la de si es posible que en el Hospital se gasten en un año un total de 337.284 bolsas plásticas. Añade que la proveedora es una empresa Enciso, apellido que coincide con la esposa del señor Habib Merheg, hermano del actual Senador del mismo apellido, que todo indica era el amo y señor en el centro hospitalario.

Pero por fortuna, iniciado el año de 2020 (15 de enero) se ha hecho realidad la promesa del señor Gobernador de superar la crisis, cuando la Supersalud realiza una visita al Hospital San Jorge de Pereira y la palabras finales del médico de la delegada para la vigilancia especial fueron: “Si tuviera la posibilidad de escoger mi atención sobre cualquiera de los hospitales que he visitado en el país, no dudaría en escoger el Hospital Universitario San Jorge. Los felicito por este hospital que comparado a a la visita de febrero de 2019 ha mejorado sin duda de una manera ostensible”.

Porque digamos que uno de los aspectos críticos para la inmensa mayoría de los Hospitales del país se relaciona con el no pago oportuno de las deudas contraídas por algunas EPS, pero ello no puede justificar de ninguna manera contrataciones amañadas y sobrecostos en la compra de medicamentos, tal como aparecen de manera reiterada en las denuncias por distintos medios.

Digamos que el Hospital San Jorge ha salido de cuidados intensivos y esperamos que continúe su mejoría. Gracias señor Gobernador.