César Montoya Ocampo

José Miguel Alzate
Columnista

Hace un año falleció en Pereira el reconocido penalista César Montoya Ocampo, escritor de prosa cantarina nacido en Aranzazu, que con su inteligencia aportó a la grandeza intelectual de Caldas. ¿Quién fue este hombre de palabra iluminada que descolló en el escenario nacional no solo como uno de los mejores penalistas, sino también como un brillante orador? Vamos a sintetizarlo en esta nota que tiene como propósito recordar su trasunto vital para decirle a los caldenses que no podemos permitir que eso que él llamaba el óxido del olvido caiga sobre su nombre. Alguien como él, formado intelectualmente en la lectura de los clásicos, escritor de estilo coruscante, que por su versación jurídica brilló en el foro, debe ser recordado.

César Montoya Ocampo fue un enamorado de la vida. A su existencia le exprimió al máximo el jugo de la alegría. No escatimó recursos para vivir feliz, haciendo lo que le gustaba, paladeando la belleza de la mujer, escuchando tangos que le traían viejas nostalgias, leyendo libros que le ayudaran a entender la condición humana. Su vida fue un divertimiento extremo. Todo lo hacía con alegría: dialogar con los amigos, subirse a un balcón para echarse un discurso, rememorar los amores a escondidas y escribir artículos plenos de lirismo.

César Montoya Ocampo irrumpió temprano en la vida pública del departamento. Con su palabra privilegiada conquistó los corazones de quienes en ese momento marcaban el destino político de Caldas.

Ellos descubrieron en él a un joven deseoso de triunfar, que con la palabra fresca en los labios quería conquistar el mundo. Y le brindaron alborozados sus recintos para que brillara como orador. Se dieron cuenta de que tenía una inteligencia superior, una capacidad de improvisación asombrosa y un dominio inmenso del arte de hablar en público. Florido a veces, conceptual en otras, exquisito en la escogencia de los vocablos, pronto demostró que estaba hecho de una audacia juvenil que podía proyectarlo más allá de sus montañas caldenses.

¿Quién fue César Montoya Ocampo como profesional del derecho? Un viejo discípulo suyo, penalista exitoso como él, Gustavo Salazar Pineda, escribió que al ilustre aranzacita le aprendió cómo debía utilizarse la oratoria para convencer al jurado de conciencia en una audiencia pública. Como penalista, este caldense que terminó sus días haciendo lo que más le gustaba, leer y escribir, alcanzó renombre nacional. Aconsejados por sus profesores, los estudiantes de derecho asistían a sus audiencias para aprender cómo se hacia una defensa.

¿Y quién fue como escritor este abogado que dejó siete libros publicados? Un hombre dotado de la magia de la palabra, tanto escrita como hablada. Un esteta que buscaba con cuidado el término preciso para describir el movimiento de unas manos de mujer, el brillo de su sonrisa, el aletear de sus ojos al mirar el paisaje y el abaniqueo de sus caderas al cruzar la calle. Montoya Ocampo tuvo las palabras precisas para describir la soledad, el amor, la nostalgia. Pero también para exaltar a esos creadores que llenaron su alma con el prodigio del verbo.