Cerritos en las preocupaciones del Alcalde

Jaime Cortés Díaz
Columnista

Se consignó en la pasada columna el simbolismo de presentar en un mismo acto los respectivos programas de gobierno por parte del gobernador Víctor Manuel Tamayo y los alcaldes de Pereira y Dosquebradas, Carlos Alberto Maya y Diego Ramos, verificado el 2 de enero en la plaza de Bolívar. Al respecto dijo Maya que la decisión de hacer la posesión conjunta se hacía para enviar un mensaje de unidad a los risaraldenses, con la intención de propender planes y obras que determinen el bienestar y el progreso de una conurbación que se ha venido solidificando día a día.

En ese orden de ideas, hoy se quiere destacar, como se ha hecho en repetidas ocasiones, el sector de Cerritos, territorio crucial no solo para sus moradores y usuarios, sino también angustiante y expectante para Pereira, la región y el país, pues, cada vez se asfixia más por lo que ya no da espera adicional tomar las acciones planificativas y de hacer que las cosas se sucedan antes de que reviente su manejo en crisis frente al descontrol que causa la expansión sin infraestructura determinada; vías sofocadas por la insuficiencia y ciegas por falta de alternabilidad; accesos y retornos que bajen los índices de mortalidad y accidentalidad. En línea con esta situación, la asociación de residentes y usuarios Viva Cerritos, en julio del año pasado realizó en el Hotel Sonesta un foro de gran impacto denominado “Cerritos: el ordenamiento territorial y el reto de la planeación suburbana”, dirigido por su presidente Federman Ramírez Echeverry quien allí señaló las bondades y la importancia económica del corregimiento más grande del municipio, resaltando asimismo la aguda complejidad que existe y que se agitará en un plazo muy cercano ante grandes proyectos que se prevén, varios de los cuales ya tienen aprobaciones parciales. Viva Cerritos que es la vocera de la sociedad civil del lugar, ha puesto timbre de alarma por la sobrecarga de la carretera y por otras razones ya conocidas.

En las conclusiones del foro mencionado, para Juan Alejandro Ángel, “esta realidad urbanística de Cerritos obliga a que haya un mayor control por parte de las autoridades, además de una planeación que sea capaz de adelantarse a los fenómenos de expansión del territorio que tiene una gran dinámica poblacional y un flujo constante de personas y vehículos, debido a su importancia económica y a que es el canal de entrada y salida hacia el centroccidente de Colombia y el Pacifico”… “Cerritos se ha consolidado como polo de desarrollo y un referente regional, donde se ha empezado a instalar muchas empresas, lo que conlleva la responsabilidad de un mayor análisis sobre el ordenamiento territorial, en el que los retos tienen que ver especialmente con la delimitación de las zonas residencial e industrial, la ampliación y mejoramiento de las vías principales y secundarias”.

Desde cuando Maya López era precandidato, en reunión con el Comité Intergremial, respondió que dentro de sus planes en materia de obras viales hará especial énfasis en ampliar la avenida del Río a dos calzadas junto con el Malecón del Otún, y, la vía (6 kilómetros) Mercasa–Galicia a Ukumarí, en condición de paralela a la de Cerritos.

Lo importante es que la promesa electoral la ha confirmado con energía en su discurso, cuando expresó: que la conexión Pereira–Cartago, además de la unión al proyecto de la troncal de Occidente, debe tener un alivio cuanto antes. Pereira–Cerritos soporta un tráfico vehicular que gravemente compromete el desarrollo presente y futuro de la ciudad. “Vamos a trabajar con seriedad y dedicación este proyecto”, dijo sin titubear el burgomaestre.

Es grato registrar que, por fin, Cerritos tiene doliente en la autoridad del señor Alcalde dentro del marco anunciativo de sus palabras al tomar el mando indicando que honrará con devoción el compromiso de regir los destinos de la ciudad, de no ser ajeno a la valoración de los ciudadanos, a mantener diálogo y a redoblar esfuerzos para conseguir soluciones ¡Que así sea!