Cada cual en su órbita

Jaime Cortés Díaz
Columnista

Por decirlo de alguna manera, el Covid-19 ya es comunitario, es decir “revoletea” en la población y ya no se discierne si es importado o trasmitido por infectados, pues al final da lo mismo por cuanto el seguimiento a la cadena de propagación, para medidas preliminares de contención en los que estuvieron alrededor de quien resultó positivo, ya hoy se ha extendido exponencialmente dando paso a la etapa de mitigación en la cual a todo vapor se organiza la logística, las instalaciones médicas, hospitalarias, el reclutamiento de personal y otras tareas para tratar la invasión en las dimensiones que se dieren, apostando a tener la capacidad suficiente, pese a toda la problemática de insumos y bienes escasos en el mercado mundial.

Es necesario, en gracia del reconocimiento, aplaudir la tarea del gobierno nacional en cabeza del presidente Duque y las autoridades territoriales que han hecho frente decidido a la situación sanitaria y social con gran vigor y sacrificio. Es cierto que ha habido varios rifirrafes al desconocerse, sin mala intención seguramente, pero sin consultar y tal vez por el afán de actuar, el direccionamiento que en razón de la normatividad vigente y el mantenimiento del orden público, corresponde al presidente como jefe de Estado. Lo más reciente fue la propuesta lanzada por algunos alcaldes de ampliar inmediatamente la cuarentena a partir del 13 de abril, confundiendo a los ciudadanos al distorsionar la voz de la primera autoridad que es la que, según el respectivo momento pandémico, debe estudiar, orientar y ordenar el paso a seguir.

Ningún servicio se presta así a la causa del consenso, a la unidad que tiene que llevar a buen destino para evitar distracciones, desesperaciones, falsas expectativas, asaltos, asonadas, desobediencia civil y demás desbordes que agravarían más los escenarios de lucha contra el enemigo invisible y acechante. Los gremios económicos del país se han manifestado al respecto y El Tiempo en su editorial del 1 de abril dijo: “Con la certeza de que las enfermedades son asuntos de médicos y las epidemias y pandemias, responsabilidades de los estados, esto se convierte en imperativo, que sin pasar por alto las especificidades regionales y el ámbito constitucional de la descentralización, debe tener una misma línea conceptual centrada en estrategias y metas claras”.

De otro lado se escuchan y se leen tonadas contra el presidente de la República en su papel de conductor, coordinador de la contienda antiviral, con denominaciones como ¿dónde está el piloto?, no hay timonel, etcétera, pero en sus biliosos conceptos ignoran los buenos comentarios internacionales y de los analistas científicos y económicos acerca de la conducción, el trabajo de dedicación casi que exclusivo, y de su patriótica devoción por el restablecimiento y el mejoramiento que a futuro traería indispensablemente un cambio de paradigma en la nación.

En este sentido para proveer un adecuado conocimiento que conduzca a una compresión rigurosa, así no se esté de acuerdo, se recomienda ver por YouTube o por www.marbleheadhunter.com el Gran Conversatorio verificado el jueves 2 con el apoyo de Marblehaedhunter, Talenta, Dinero y Eafit con la participación de los expositores Mauricio Cárdenas, Mauricio Reina, Eduardo Lora, Juan Ricardo Ortega y Jorge Hernán Hernández, acerca del “Análisis económico y empresarial de la coyuntura actual, Covid-19, posibles impactos y alternativas”.
Una cosa es vociferar y otra es hablar con elementos de juicio apropiados.

***
En relación con la medida tomada por el alcalde Maya sobre el pago de los servicios públicos (energía, agua, aseo y alumbrado) por dos meses para los estratos 1,2 y 3 y para los 4,5 y 6 diferir su obligación a un año, con lo cual se beneficiarán más de 158 mil familias, está encaminada a alivianar las mayores cargas económicas causadas por el coronavirus y merece el respaldo amplio de los ciudadanos y de sus organizaciones. Esta decisión es de carácter local y no va en contra del ámbito nacional ya que los medios financieros propios del municipio la soportan y en esta materia el burgomaestre es sólido en su determinación como quiera que fue Secretario de Hacienda.