Batallón San Mateo 87 años

Otoniel Arango Collazos
Columnista

El próximo lunes cumplirá 87 años de creado nuestro Batallón San Mateo, pues fue el 17 febrero de 1933 que nació en el municipio de Jericó (Antioquia). En Pereira mediante decreto nro. 1628 del 1 de octubre de 1943, inició labores con 98 conscriptos,16 caballares, 78 mulares, 4 cañones Skoda calibre 75 mm con atalaje y accesorios completos. En aquel entonces hacia parte de la Cuarta Brigada y su misión se extendía hasta el norte del Valle y lo que hoy es el Quindío y el occidente de Caldas.

La integración entre el Batallón San Mateo y la sociedad civil ha permitido escribir páginas de gloria y fue así que en diciembre de 1948 el Club Rotario de Pereira, presidido por Jorge Roa Martínez y siendo tesorero Gonzalo Vallejo Restrepo, recaudó los dineros para la compra de la Hacienda Maraya. Dentro de los donantes se destaca Alfonso Giraldo quien donó $10.000, para comprar el predio que costó $200.000 y cuyos límites originales van desde el río Otún hasta el río Consota. Compra que se hizo con el único fin de que nunca se llevaran a nuestro batallón de Pereira, pues desde Armenia pretendían llevarse la Unidad, en agradecimiento por el papel desempeñado allí durante el 9 de abril y aprovechando que no tenía instalaciones propias.

Se destaca el desempeño en nuestra ciudad de la Unidad Militar en la defensa de la población civil en casos como la marcha del silencio el 7 de febrero de 1948, cuando el batallón tuvo que encerrar a la policía en sus cuarteles para que no siguiera atentando en contra de los ciudadanos; o en los insucesos del nueve de abril de 1948, cuando se evitó que Pereira tomada por una junta revolucionaria que depuso al alcalde Arturo Valencia Arboleda, fuera incinerada por los estudiantes enardecidos.

Es de resaltar la defensa de la ciudad, el 10 de octubre de 1956, a raíz de la muerte de León María Lozano, más conocido como El Cóndor, a mano de unos jovencitos a la salida de la Iglesia de la Valvanera, cuando los sicarios de la época conocidos como los pájaros, se desplazaron hasta nuestra ciudad en cuatro volquetas armados y con ganas de vengar la muerte de su jefe y con intenciones de prenderle fuego a la ciudad.

Cómo olvidar la Batalla de Montezuma, en la que nuestros héroes encabezado por el señor coronel Jorge Eduardo Sánchez, ofrendaron sus vidas por defender territorio risaraldense.
Hoy nuestro batallón es orgullosamente conducido por el señor coronel Wilson Caicedo Benavides, fiel a la enseña artillera de “Deber antes que Vida”. Un feliz día y mucha prosperidad.